EFEBangkok

Miles de manifestantes tomaron en cuestión de minutos algunas de las principales calles de Bangkok para proseguir con sus demandas de reformas democráticas en el país y su desafío al gobierno de Tailandia, al que exigen la dimisión.

La Policía ordenó pasado el mediodía el cierre de al menos 20 estaciones de la red de transporte público que vertebra la capital para tratar de impedir una nueva jornada de protestas masivas, la quinta consecutiva.