EFESoldeu (Andorra)

La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, llamó este miércoles, durante su discurso en la XXVII Cumbre Iberoamericana de Andorra, a la "solidaridad internacional" para evitar "una década pérdida" en América Latina.

Grynspan pidió además "unión" a los países iberoamericanos para salir de la crisis "a pesar de las diferencias" que hay entre los diferentes gobiernos: "Es necesario que nos veamos reflejados en el esfuerzo que tenemos que hacer juntos".

La cita se celebra bajo un formato semi presencial en el que solo están presentes los mandatarios de España, Portugal, la República Dominicana, Guatemala y la propia Andorra, además de Grynspan.

Tras algunas bajas de última hora, intervendrán los líderes de 16 de los 22 países de la región, entre los que no estarán los de Venezuela, México, Brasil, Nicaragua, El Salvador y Paraguay, quiene estarán representados por vicepresidentes y cancilleres de manera virtual.

"No estamos condenados ni al fracaso ni al silencio porque el futuro aún está en nuestras manos, depende de nosotros y de lo que hagamos", se digirió la costarricense a los líderes de la región.

A su vez, demandó "aprovechar la primera oportunidad" que a su juicio ofrece la Cumbre a los países: "Dialogar en el mismo espacio y encontrar soluciones a los problemas que afectan a la gente".

En la que podría ser su última Cumbre como secretaria general iberoamericana ante la cercanía del final de su segundo mandato, invitó a "aprender las lecciones correctas" que dejó la pandemia.

"Lo que antes no se veía, el valor de los cuidados, el costo de las desigualdades, la oportunidad de reabrir mejores escuelas que las que se han cerrado o recuperar el empleo, pero ya (convirtiéndolo en) formal, digital y resiliente", enumeró.