EFEDamasco

El Ejército sirio ha hallado una fosa común con 70 cadáveres de civiles y personal de las fuerzas armadas, la mayoría de ellos ejecutados esposados, en Guta Oriental, el que fue antiguo feudo opositor a las afueras de Damasco, informó este lunes la agencia estatal SANA.

El Jefe de la Subdivisión de Policía Militar en Damasco, general de brigada Mohammad Mansour, indicó a la agencia que el número aproximado de cuerpos que se han recuperado es de unos 70 y sus muertes se produjeron entre 2012 y 2014.

La fosa común se encuentra localizada en las granjas de Al Eib, al sureste de la ciudad de Duma, la más grande de Guta Oriental.

El Ejército sirio logró el control completo de Guta Oriental con el apoyo de Rusia el 14 de abril de 2018, tras un asedio de cinco años, de 2013 a 2018, "el más largo de la historia moderna", según la Comisión Internacional de Investigación de la ONU para Siria.

Guta estaba controlada por facciones alzadas contra el Gobierno del presidente sirio, Bachar al Asad, que acabaron aceptando "acuerdos de reconciliación", con mediación de Rusia, que los condujeron en autobuses hacia el norte del país, la gran mayoría a la provincia de Idlib, hoy último feudo insurrecto en Siria y objetivo de una larga ofensiva desde el año pasado.

Mansour apuntó que la recuperación de los cadáveres se hará a lo largo del día de hoy y serán transportados al Hospital Militar de Tishreen.

El doctor Ayman Khallou, médico forense del Hospital Militar de Tishreen, señaló a SANA que la mayoría de los restos recuperados hoy fueron "esposados" y dos de ellos ya fueron identificados.

Añadió que, según los primeros análisis, la mayoría de los muertos "fueron ejecutados por disparos en la cabeza", sin dar más detalles.

En marzo de 2018, el Ejército sirio también halló una fosa común con un número indeterminado de cadáveres.

El Ejército sirio ha ido limpiando la zona para ir descubriendo los restos de lo ocurrido durante los años de asedio, para que los civiles que lo deseen vuelvan a esa zona que quedó reducida a ruinas. EFE

ijm/jlp/ig