EFERamala (Cisjordania)

El liderazgo palestino pidió hoy al secretario general de la ONU, António Guterres, que interceda para que Israel cumpla con las resoluciones internacionales y reclamó protección internacional para el pueblo palestino.

Cada vez que Israel incumple las resoluciones de la ONU, ésta "se debilita", se lamentó hoy ante Guterres el primer ministro palestino, Rami Hamdala, en la rueda de prensa que ofrecieron ambos después de reunirse en el palacio presidencial de la Muqata de la ciudad cisjordana de Ramala.

Hamdala aseguró que estas resoluciones "deben" cumplirse y pidió que la comunidad internacional apoye la aspiración de crear un Estado palestino independiente con capital en Jerusalén Este "desde la resistencia pacífica y las acciones internacionales".

El máximo representante de la ONU reiteró la condena a los asentamientos israelíes en territorio palestino ocupado y los calificó de ser "un obstáculo" y "contrarios a la solución de los dos Estados", hasta ahora la única vía apoyada por la comunidad internacional para resolver el conflicto entre israelíes y palestinos.

La condena de las colonias judías cobró fuerza el pasado 23 de diciembre, con la aprobación en el Consejo de Seguridad -con la abstención de EE.UU., lo que facilitó que saliera adelante al no vetarla- de la resolución 2334, que reprueba y pide el fin de la actividad colonizadora israelí en Cisjordania y Jerusalén Este.

"La ONU expresa su total compromiso con la solución de los dos estados, el fin de la ocupación y del sufrimiento del pueblo palestino", aseguró Guterres, que reiteró el respaldo "económico y social" a los territorios ocupados.

Guterres no pudo reunirse hoy en Ramala con el presidente palestino, Mahmud Abás, que se encuentra de viaje en Turquía.

Su agenda oficial incluía también hoy la visita a un centro de la agencia de Naciones Unidas para la Mujer y reuniones con personalidades palestinas, incluidos el asesor presidencial, Nabil Shaath y el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat.

Durante el encuentro con Ereakat se pusieron sobre la mesa temas como la implementación de la resolución 2334 y la situación actual de perspectivas de negociación en la región, además de plantearse la toma de "acciones concretas para ahondar en el derecho del pueblo palestino a la independencia", declaró a Efe el portavoz del Departamento de Negociaciones de la OLP, Xavier Abu Eid.

"Valoramos la reunión como positiva, durante la que se pudo explicar con detalle la visión palestina de paz y la realidad actual de violación sistemática del derecho internacional humanitario y resoluciones de Naciones Unidas por parte de Israel, que niega a través de la ocupación el derecho del pueblo palestino a ser libre", declaró.

Antes de llegar a la región, Guterres anunció su intención de explorar las opciones para retomar las negociaciones entre palestinos e israelíes, un proceso estancado desde hace más de tres años y que hasta la fecha los esfuerzos internacionales no han conseguido reactivar.

Guterres mantuvo ayer encuentros con los líderes israelíes, que según las declaraciones conjuntas se centraron en cuestiones como el aumento de la influencia iraní en la región, la lucha contra el antisemitismo y las quejas israelíes por el trato que recibe su país en la ONU, que consideran sesgado.

Mañana se espera que Guterres se desplace a Gaza, donde visitará proyectos educativos y humanitarios que gestiona la ONU, aunque no se entrevistará con ningún dirigente del grupo islamista Hamás, que desde junio de 2007 gobierna de facto la franja.

En un comunicado, Hamás aseguró hoy que Guterres "no es bienvenido" porque "tiene un doble rasero, poniéndose del lado del agresor contra la víctima", explicó Ahmed Bahar, uno de los líderes del grupo islamista y viceportavoz del Parlamento palestino.

El parlamento palestino dejó de funcionar en 2007 tras la división entre los islamistas y el movimiento nacionalista Al Fatah, que lidera Abás y gobierna en Cisjordania.

Bahar le acusó de que su agenda no incluye visitas a los familiares de presos palestinos en cárceles israelíes.

Por Murad Al Sabi