EFEBudapest

El primer ministro húngaro, el ultranacionalista Viktor Orbán, anunció este viernes que su Gobierno creará un fondo propio de reconstrucción ante el esperado atraso del desembolso de fondos europeos para salir de la crisis tras la pandemia del coronavirus.

La Comisión Europea ha condicionado la entrega de unos 7.000 millones de euros a Hungría a algunas reformas legales en el país.

"Lo que veo es que la Comisión pedirá dos meses más" para analizar y aprobar los proyectos húngaros de reconstrucción, dijo Orbán.

"El tiempo es importante, por lo que el Gobierno ha decidido crear un fondo de recuperación húngaro", agregó el primer ministro en su declaración semanal a la radio pública Kossuth, aunque no precisó cómo lo va a hacer.

"Si el dinero no llega desde Bruselas, igual iniciamos los programas que ya fueron aprobados. Después el dinero llegará cuando llegue", subrayó.

Según explicó la semana pasada el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, la Comisión tiene varias dudas relacionadas con el Estado de derecho o los mecanismos de licitación pública en Hungría.

DEFENSA DE LOS MENORES

La Comisión insiste en que espera reformas con respecto a la corrupción y el Estado de derecho en Hungría, a lo que Orbán respondió hoy diciendo que "Bruselas ataca a Hungría" por su ley de defensa de los menores.

"Chantajean y aplazan el pago del dinero que nos corresponde", subrayó el primer ministro.

Se refería a una polémica ley, considerada por muchos socios europeos como homófoba y que relaciona a los homosexuales con la pederastia y que prohíbe hablar en las escuelas sobre la homosexualidad.

Orbán afirmó que Bruselas quiere que Hungría permita entrar activistas LGTB+ en sus escuelas, algo que la Comisión Europea ha desmentido.

"No podemos ceder, ya que se trata de nuestros hijos", afirmó el primer ministro y reiteró que por eso su Gobierno organizará un referéndum sobre el tema, que podrá efectuarse a comienzos de 2021 "para defender la legislación" adoptada este mes.