EFEBudapest

Hungría, país miembro de la Unión Europea (UE), y Serbia, que no lo es, han reabierto este lunes su frontera común y levantado la imposición de cuarentena para los viajeros que la atraviesan, anunció el ministro de Exteriores magiar, Péter Szijjrtó.

"Serbia ya había anunciado el viernes la apertura de la frontera y, en reciprocidad, a partir de hoy hacemos posible el cruce", dijo el jefe de la diplomacia húngara en la localidad de Röszke, junto a la linde con el sureño país vecino.

Así, desde esta mañana los ciudadanos de los dos países pueden pasar la frontera libremente en todos los cruces (9), sin tener que aislarse dos semanas en cuarentena, medida obligatoria hasta ayer domingo para evitar importar casos de coronavirus.

Hungría había cerrado sus fronteras en marzo como parte de la lucha contra la pandemia de la COVID-19.

Para Szijjártó, la reapertura en el sur tiene también un carácter simbólico, ya que "se hace posible la libre circulación entre un país comunitario y uno que no es miembro de la UE", si bien busca serlo en el futuro, una aspiración apoyada por Hungría.

Eso sí, el político del gobernante partido Fidesz del primer ministro, el ultranacionalista Viktor Orbán, dejó claro, en alusión a la restrictiva política migratoria del país, que la vuelta a la normalidad en la frontera no significa que "se pueda entrar (en Hungría) de una manera ilegal".

La semana pasada, tras un fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) Hungría anunció el cierre de las llamadas "zonas de tránsito" en la frontera con Serbia, donde los demandantes de asilo debían permanecer hasta el final de los trámites de sus solicitudes.

Esa práctica fue declarada por el TJUE como una privación de libertad.

En Hungría hay actualmente 3.756 casos confirmados de coronavirus, incluidas 491 personas fallecidas.