EFESaná

Los rebeldes hutíes afirmaron hoy que el ataque esta semana contra un oleoducto saudí fue el inicio de una serie de operaciones militares contra 300 instalaciones y objetivos militares en Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU).

La agencia Saba en manos de los hutíes (hay otra Saba del Gobierno yemení) indicó, citando a una fuente militar de los rebeldes que no identificó, que el ataque el pasado martes con siete drones contra estaciones de bombeo de crudo de la empresa saudí Aramco era el primero de 300.

"Fue la inauguración de las operaciones militares que vienen, en las que nuestras fuerzas armadas atacarán una lista de 300 objetivos vitales y militares", afirmó la fuente.

"Ahora tenemos una lista con 299 objetivos que alcanzar", añadió.

La fuente anunció que la lista incluye instalaciones militares y cuarteles en EAU y Arabia Saudí, países que encabezan la alianza internacional en apoyo al Gobierno yemení.

El pasado martes los hutíes alcanzaron dos estaciones de bombeo en Arabia Saudí, en un ataque que obligó a suspender la extracción de crudo a través del oleoducto que une Ras Tanura, en el oriente, con Yanbu, en el occidente del país.

Las autoridades saudíes denunciaron el ataque asegurando que causó daños limitados a las estaciones de bombeo, una de las cuales sufrió un incendio "que fue controlado por Dios", según indicó el ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales, Jalid Al Falih.

Las autoridades saudíes denunciaron que el ataque atenta contra la seguridad en el suministro energético mundial y llamó a hacer frente a los ataques de los hutíes, a los que vincula con Irán.

El conflicto del Yemen estalló en diciembre de 2014, cuando los rebeldes hutíes ocuparon Saná y otras provincias del país y desalojaron del poder al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, reconocido por la comunidad internacional y que se exilió en Riad.

Arabia Saudí, al frente de una coalición internacional en la que también participa Emiratos Árabes Unidos, se involucró en el conflicto en 2015 tomando parte por Hadi contra los hutíes, a los que acusa de estar apoyados por Irán.

Los ataques contra instalaciones saudíes fueron cometidos en un momento de incremento de la tensión en el golfo Pérsico tras el supuesto sabotaje de barcos en aguas de la Zona Económica Exclusiva emiratí el pasado fin de semana.

Esos actos fueron perpetrados apenas tres días después de que Estados Unidos advirtiera de que este tipo de incidentes podrían ocurrir y mientras varios barcos de guerra estadounidenses, entre ellos el portaaviones "Abraham Lincoln", se trasladan a la zona.