EFEIslamabad

El primer ministro paquistaní, Imran Khan, partió hoy a Estados Unidos donde se reunirá con el presidente estadounidense, Donald Trump, en un encuentro en el que buscará "resetear" las tensas relaciones entre los dos países.

La visita de Khan, la primera a EEUU desde que tomó posesión del cargo en 2018, se produce en un momento en el que Pakistán atraviesa una difícil situación económica a causa del déficit comercial y una deficiencia de divisas, y necesita inversiones extranjeras.

El primer ministro partió a Washington en un vuelo comercial alrededor de las 3.00 hora local (22.00 GMT del viernes), informó la televisión estatal de Pakistán PTV.

El país asiático acaba de recibir un rescate de 6.000 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI), a pesar de las dudas que expresó EEUU al respecto.

"La visita del primer ministro ofrece nuevas oportunidades a los líderes de ambos países para resetear la relación bilateral", afirmó esta semana el ministro de Exteriores paquistaní, Shah Mehmood Qureshi.

Khan se reunirá en la Casa Blanca con Trump el lunes 22, después de que el presidente estadounidense haya dedicado duras palabras a su país.

Trump acusó el año pasado al Gobierno paquistaní de haber ayudado a esconder en su territorio a Osama Bin Laden y de que, a pesar de que recibían 1.300 millones de dólares (1.154 millones de euros) al año de las arcas estadounidenses, no habían hecho nada por Estados Unidos.

Khan respondió que Estados Unidos usa a su país como un "chivo expiatorio" por sus fracasos en Afganistán.

De hecho, en enero de 2018 Washington anunció la suspensión de la mayor parte de su ayuda de seguridad a Pakistán hasta que Islamabad "tome medidas decisivas" contra grupos terroristas como los talibanes, que "desestabilizan la región y amenazan al personal de EEUU".

Khan, exjugador de críquet que lideró a su selección nacional en su victoria en la Copa del Mundo de 1992, llega a Washington tras el arresto el martes de Hafiz Saeed, acusado por Estados Unidos y la India de ser el responsable del ataque que causó 166 muertos en 2008 en la ciudad occidental india de Bombay.

Trump celebró el arresto y afirmó que es el resultado de la presión de su Gobierno para que Pakistán endurezca su postura con los islamistas.

"Tras 10 años de búsqueda, el llamado cerebro de los ataques de Mumbai ha sido arrestado en Pakistán. Una gran presión ha sido ejercida durante los dos últimos años para encontrarle", escribió en Twitter Trump.

Pero el líder islamista, considerado un terrorista por EEUU y la ONU, lejos de ocultarse se ha movido libremente en su país, donde ha participado en actos y dado discursos.

Además ha entrado y salido varias veces de prisión o arrestos domiciliarios en los últimos años.

Khan probablemente defenderá además el papel que su país está jugando en la negociación de un acuerdo de paz entre Estados Unidos y los talibanes en Afganistán tras 18 años de guerra, unas negociaciones que van por su séptima ronda.

Khan estará acompañado en la visita por el jefe del poderoso Ejército paquistaní, el general Qamar Javed Bajwa.