EFENueva Delhi

El ministro de Defensa indio, Rajnath Singh, aseguró este viernes que su país podría cambiar en el futuro su política nuclear de "no utilización en primer término" si lo exigen las "circunstancias", tras la escalada de tensiones con Pakistán por la retirada del estatus especial a la Cachemira india.

Singh se desplazó hoy hasta la occidental y desértica área de Pokhran para rendir tributo, en el primer aniversario de su muerte, al ex primer ministro indio Atal Bihari Vajpayee, que en 1998 realizó cinco pruebas nucleares en esa zona para demostrar que la India era una "potencia nuclear".

La prueba desencadenó la réplica de su vecino Pakistán, con otras cinco detonaciones nucleares en el suroeste paquistaní.

"Pokhran es el área que fue testigo de la firme decisión de Atal de convertir a la India en una potencia nuclear y al mismo tiempo mantenerse firmemente comprometido a la doctrina de 'no utilización en primer término'", afirmó Singh en un mensaje en Twitter.

"Lo que suceda en el futuro dependerá de las circunstancias", añadió el ministro, dejando la puerta abierta a un cambio de doctrina de un país que, según matizó a continuación, siempre ha sido una "nación nuclear responsable".

Con las pruebas de 1998, la India y Pakistán mostraron al mundo su potencial nuclear, algo que según muchos analistas tuvo un efecto disuasorio para evitar una guerra a gran escala entre los dos países.

Como parte de esta estrategia, la India rechazó firmar en 2017 el primer tratado global sobre la prohibición de las armas nucleares y aseguró que el país no debería "estar sujeto a ninguna de las obligaciones" que resultaran de él.

En el tratado, que entrará en vigor una vez que 50 países completen su proceso de ratificación, los firmantes se comprometen a no desarrollar, adquirir, almacenar, usar o amenazar con usar armas nucleares u otros dispositivos explosivos nucleares.

Las declaraciones de hoy del ministro de Defensa indio se producen en un momento de especial tensión entre la India y Pakistán, desencadenado por la derogación la semana pasada del estatus especial de la Cachemira india y el bloqueo de la región.

Islamabad respondió con la rebaja del nivel de sus relaciones diplomáticas y decidió la expulsión del embajador indio en Islamabad, la suspensión del comercio bilateral, al tiempo que pidió al Consejo de Seguridad de la ONU una reunión de emergencia.

Las dos naciones se disputan la región de Cachemira desde la partición del subcontinente con la retirada del Imperio británico en 1947, y han librado por ella dos guerras y numerosos conflictos menores.