EFEBerlín

La fiscalía de Fráncfort dictó hoy el ingreso en prisión de un sirio de 32 años, sospechoso de haberse lanzado deliberadamente el pasado día 7 con un camión robado contra otros vehículos en Limburg (oeste del país) y haber provocado con ello nueve heridos.

Al sospechoso se le imputan lesiones físicas de carácter grave e intento de asesinato, indicaron fuentes de la fiscalía.

Según la televisión pública alemana ZDF, no se descarta un móvil terrorista.

El detenido llegó a Alemania a finales de 2015 y en octubre de 2016 le fue garantizada la protección subsidiaria, que se concede a quienes no cumplen los requisitos para solicitar asilo, pero que no son expulsados ante los riesgos que podrían correr en su país.

En 2017 se le prolongó por otros dos años su estatus, que expiró el pasado día 1.

Según el semanario "Der Spìegel", el hombre ya estaba fichado por lesiones físicas graves, posesión de drogas y robo en establecimientos, pero no como extremista.

En declaraciones al diario "Frankfurter Neue Presse", el conductor del camión robado explicó que se encontraba ante un semáforo en rojo cuando de repente un desconocido abrió la puerta de la cabina y sin mediar palabra lo arrastró fuera del vehículo.

Según este diario, varias personas atendieron al hombre que robó el camión cuando se empotró contra varios coches y supuestamente le oyeron decir varias veces "Alá".

Un portavoz de la Oficina Regional de Investigación Criminal (LKA) declaró ya anoche que, ante este tipo de incidentes, es la obligación de la policía investigar en todas las direcciones.

El caso recuerda en Alemania al atentado yihadista perpetrado en diciembre de 2016 por el tunecino Anis Amri, quien irrumpió en un mercadillo navideño con un camión robado y en el que murieron doce personas y unas setenta resultaron heridas.