EFETeherán

Irán calificó hoy las revelaciones de Israel sobre un programa atómico secreto iraní de "propaganda ridícula" para presentar a la República Islámica como una amenaza e influir para que Estados Unidos se retire del acuerdo nuclear de 2015.

El Ministerio iraní de Exteriores llamó al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, "mentiroso infame" y consideró sus declaraciones de ayer "inútiles y vergonzosas".

"Los líderes del régimen sionista de Israel ven su supervivencia en el uso de charlatanería para mostrar a otros países como una amenaza", subrayó el portavoz de Exteriores, Bahram Qasemí, en un comunicado.

Netanyahu presentó ayer documentos que supuestamente muestran que Irán tiene un programa armamentístico nuclear secreto y que está engañando al mundo con su aparente cumplimiento del acuerdo de 2015, que limita su programa atómico.

Indicó que el "archivo atómico secreto iraní" estaría oculto en un almacén en el distrito de Shorabad, en el sur de Teherán, y que ese programa llamado Amad podría ser utilizado para "desarrollar armas nucleares".

Estas afirmaciones son la última de "una serie repetitiva de juicios no profesionales y vergonzosos y de esfuerzos infructuosos de un mentiroso infame", según el portavoz iraní.

En cuanto a Shorabad, el viceministro de Exteriores y negociador nuclear, Abás Araqchi, se preguntó son cierta sorna: "¿cómo es que Irán guarda documentos tan importantes en un almacén industrial abandonado?".

Araqchí criticó que las denuncias de Netanyahu se producen poco antes de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anuncie si se retira o no del acuerdo nuclear de 2015, firmado entre Teherán y el Grupo 5+1 (EEUU, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania).

"Que Netanyahu esté jugando un juego tan infantil diez días antes del anuncio de Trump sobre el JCPOA (siglas en inglés del pacto) revela que este es un programa planeado previamente para influir en la decisión del presidente estadounidense", aseveró.

El viceministro y negociador señaló asimismo que tanto Israel como EEUU están "furiosos" y "dispuestos a matar" el histórico acuerdo.

Poco después de que hablara Netanyahu, Trump respaldó las revelaciones israelíes e insinuó que planea retirarse del acuerdo nuclear, una decisión que deberá hacer oficial antes del 12 de mayo.

"Lo que hemos aprendido hoy sobre Irán demuestra realmente que yo tenía la razón al 100 %" sobre el acuerdo nuclear de 2015", subrayó Trumo, muy crítico con el pacto desde su llegada al poder.

Esta reacción ya fue criticada de madrugada en Twitter por el jefe de la diplomacia iraní, Mohamad Yavad Zarif, quien escribió: "Qué conveniente. Trump está saltando sobre una repetición de viejas acusaciones para acabar con el pacto".

Por su parte, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, insistió hoy en que los documentos revelados por Netanyahu son "reales" y "auténticos".

Teherán "ha mentido repetidamente al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA)" y "ha mentido sobre su programa a los seis países con los que negoció" el acuerdo de 2015, aseguró Pompeo.

El OIEA ha ratificado en una decena de ocasiones que Teherán está cumpliendo con sus compromisos y recordó hoy que sus expertos concluyeron en 2015 que Teherán abandonó a partir de 2009 sus intentos de hacerse con una bomba nuclear.

Sin embargo, Trump está presionando a sus socios europeos para negociar un pacto suplementario que buscaría bloquear la actividad nuclear de Teherán "a largo plazo" y limitar tanto su sistema de misiles balísticos como su influencia en la región.

El acuerdo nuclear de 2015 limita el programa atómico de Teherán a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales, pero no incluye ninguna referencia a las armas convencionales o a la política exterior de la República Islámica.

Irán se niega, por su parte, a negociar sobre estos puntos y ha advertido de que puede poner de nuevo en marcha con rapidez su programa nuclear, incluidos los procesos de enriquecimiento de uranio.

Estos cruces de acusaciones no hacen más que aumentar la incertidumbre sobre el futuro del JCPOA y sobre la propia situación de Oriente Medio, ya que la reacción de las distintas partes implicadas es impredecible.