EFEViena

Irán ha cumplido en los pasados tres meses con las exigencias del acuerdo nuclear pactado con seis grandes potencias en julio de 2015 y en vigor desde enero de 2016, según un documento confidencial del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) al que ha tenido acceso Efe hoy en Viena.

Irán mantiene sus inventarios de uranio enriquecido dentro de los limites de pureza y cantidad acordados, una medida cuyo objetivo es que Teherán no pueda desarrollar armamento nuclear a corto plazo.

El OIEA asegura que sus inspectores han podido acceder a todas las instalaciones requeridas y han aplicado medidas electrónicas de vigilancia en los centros nucleares iraníes previstos en el acuerdo, que entre otros limita distintas actividades atómicas de la República Islámica por un plazo de entre diez y veinticinco años.

A cambio, las potencias firmantes -Estados Unidos, Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania- levantaron sus sanciones comerciales, diplomáticas y nucleares contra Irán.

El pacto, impulsado por la anterior Administración estadounidense, ha sido considerado repetidamente por el actual presidente de EE.UU., Donald Trump, como un mal acuerdo.

Por su parte, el dirigente iraní, Hasan Rohaní, ha amenazado con retirarse del acuerdo, en caso de que Washington aplique nuevas sanciones por su programa balístico.

La semana pasada, la embajadora de EE.UU. ante Naciones Unidas, Nikki Haley, visitó Viena para pedir al OIEA que Irán cumpla "estrictamente sus obligaciones".

Según los inspectores del OIEA, los depósitos de uranio enriquecido hasta un máximo del 3,67 % -sólo utilizables para fines civiles- ascienden en la actualidad a 88,4 kilos.

Esas existencias nunca superaron los 300 kilos de hexafluoruro de uranio -un precursor del uranio enriquecido- que establece el acuerdo y que equivalen a unos 202,8 kilos de uranio.

El informe indica que las autoridades iraníes mantienen paralizadas las obras en Arak, donde Irán tenía previsto construir un reactor de agua pesada que podría producir plutonio, un material que se usa en bombas nucleares.

Las reservas iraníes de agua pesada siguen estando por debajo de las 130 toneladas, como exige el acuerdo.

Los inventarios iraníes de agua pesada eran de 111 toneladas métricas el 7 de agosto y en ningún momento durante el período de investigación se excedieron las 130 toneladas.

Para evitar sobrepasar ese límite, Irán informó de la transferencia fuera del país de 19,1 toneladas métricas, una operación seguida y verificada por el OIEA.

El texto del OIEA señala también que Teherán sigue permitiendo el uso de mecanismos de vigilancia a distancia y sellos electrónicos, así como el trabajo de los inspectores, incluidas las visitas por sorpresa a sus instalaciones.

El acuerdo busca limitar la capacidad y la magnitud del programa atómico iraní para asegurar que no pueda desarrollar armas nucleares en menos de doce meses.

Ese periodo daría tiempo a la comunidad internacional a reaccionar si se detectaran actividades prohibidas.