EFETeherán

Irán respondió este lunes que el informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) es "inexacto" porque se había anunciado con anterioridad que el complejo nuclear TESA Karaj quedaba fuera del reciente acuerdo de inspección.

El director general del OIEA, Rafael Grossi, denunció el domingo que en ese complejo, cerca de Teherán, la agencia "no recibió el acceso para instalar nuevas cámaras de vigilancia" o "para confirmar que no se haya reanudado en ese taller" la producción de algunos compuestos de centrifugadoras.

Según el representante iraní ante el OIEA, Kazem Gharibabadi, durante las recientes negociaciones entre Teherán y la agencia, su país ya informó de que el equipo del complejo TESA Karaj "no está incluido en el mantenimiento".

Irán y el OIEA acordaron el pasado 12 de septiembre que se iba a permitir a la agencia operar algunos equipos de verificación y cambiar los discos duros de las cámaras de vigilancia en las instalaciones nucleares del país.

Esta labor se realizó entre los pasados 20 y 22 de septiembre pero, como señaló el OIEA, pudo acometerse en todas las instalaciones necesarias con excepción de una: el complejo de TESA Karaj.

Mientras el OIEA considera que esta falta de acceso es "contraria a los términos acordado en la declaración conjunta emitida el 12 de septiembre", Gharibabadi criticó que la agencia quiere ir "más allá de los términos acordados".

"Dado que el complejo TESA Karaj todavía está bajo investigaciones judiciales y de seguridad, el equipo relacionado con este complejo no está incluido en el mantenimiento", subrayó Gharibabadi en un mensaje en su cuenta de Twitter.

El representante iraní ante la agencia atómica de la ONU insistió en que el entendimiento del pasado 12 de septiembre se logró "gracias a la buena voluntad de Irán de reemplazar los medios de almacenamiento del 'equipo identificado".

"Cualquier decisión que adopte Irán sobre el equipo de vigilancia se basa únicamente en consideraciones políticas y no legales y el OIEA no puede ni debe considerarlo como uno de sus derechos", agregó.

Gharibabadi también lamentó en el hilo publicado en Twitter que el organismo internacional no haya condenado "los tres ataques terroristas (perpetrados) en las instalaciones nucleares de Irán durante el último año".

Varios sitios nucleares de Irán han sufrido sabotajes en el último año, siendo el más grave el ocurrido en Natanz en abril pasado, que destruyó cientos de centrifugadoras y del que Teherán acusó a Israel.

Las inspecciones del OIEA son clave verificar el programa atómico iraní y para poder restaurar el acuerdo atómico de 2015, abandonado por Estados Unidos en 2018 e incumplido por Irán desde 2019.

El acuerdo, conocido como JCPOA, limita las actividades nucleares de Irán con el objetivo de evitar que el país se haga con armas atómicas a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales, pero Washington volvió a imponer medidas punitivas contra Teherán tras retirarse del pacto.

La República Islámica y seis grandes potencias, entre ellas EEUU de forma indirecta, negociaron entre abril y junio en Viena para salvar el JCPOA, pero las conversaciones quedaron en suspenso ante el cambio de Gobierno en Irán.

La semana pasada, durante la Asamblea General de la ONU, el ministro iraní de Exteriores, Hosein Amir Abdolahian, afirmó que las negociaciones se reanudarían "pronto", pero sin precisar una fecha.