EFETeherán

El principal negociador iraní y viceministro de Exteriores, Abás Araqchí, aseguró este domingo que en la presente ronda de conversaciones nucleares han logrado "buenos avances" y están "más cerca que nunca" de llegar a un acuerdo.

"Hoy es el último día de esta sexta ronda de negociaciones. Hemos pasado por días intensos y de trabajo muy duro y ahora estamos en una situación en la que casi todos los documentos del acuerdo están listos", explicó el negociador a la televisión estatal iraní.

Irán y las cinco grandes potencias parte del acuerdo nuclear de 2015 (Alemania, China, Francia, Reino Unido y Rusia) celebran este domingo una reunión plenaria en Viena, la primera después de la elección del ultraconservador Ebrahim Raisí como próximo presidente de la República Islámica.

En estas negociaciones, que comenzaron en abril, participa de modo indirecto Estados Unidos con el objetivo de que Washington regrese al acuerdo, que abandonó en 2018, y Teherán lo vuelva a cumplir de forma íntegra.

Araqchí expresó su esperanza de que en la reunión de hoy se llegue a "una conclusión" y que las delegaciones puedan volver a sus respectivas capitales para realizar consultas y tomar una decisión definitiva.

Según el representante iraní, "los principales temas en desacuerdo se han resuelto" y en los que todavía no se ha hallado una solución se han logrado por lo menos avances.

"Un posible acuerdo está completamente claro, ya que está claro en qué campos qué cosas son posibles y qué cosas no son posibles", explicó Araqchí, quien consideró que es la otra parte quien debe tomar ahora "su decisión final".

Aunque reconoció que allanar el camino al acuerdo en esta última etapa "no es fácil", el negociador persa se mostró "fuertemente esperanzado" de que en la próxima y séptima ronda de negociaciones se alcance un resultado.

Irán incumple desde 2019 gran parte del acuerdo nuclear, sobre todo en cuanto a la producción y pureza del uranio enriquecido, un material que tiene doble uso, civil y militar, y del que se ha alcanzado un nivel del 60 %.

El nuevo presidente de EE.UU., el demócrata Joe Biden, quiere volver al pacto, pero exige primero que Irán cumpla todas sus obligaciones, mientras que Teherán condiciona este paso a la eliminación previa de las sanciones estadounidenses.

El acuerdo, conocido como JPCOA por sus siglas en inglés, limita el programa atómico iraní a cambio del levantamiento de sanciones, con el objetivo de evitar que la República Islámica se haga con armas nucleares.