EFEJerusalén

Israel sigue pendiente de la votación final en el Parlamento que oficialice el fin de legislatura y la convocatoria de elecciones, un proceso que podría tener lugar mañana, lunes, pero la oposición de Benjamín Netanyahu busca trabarlo para ganar tiempo y lograr un Ejecutivo alternativo sin ir a comicios.

Según algunos medios, el bloque opositor del ex primer ministro sigue sin obtener apoyos suficientes para formar un Gobierno que reemplace la actual coalición, pero lo sigue intentando y busca torpedear la puesta en marcha del voto en pleno de un proyecto de ley que acabe con la legislatura e inicie la cuenta atrás para la vuelta a las urnas.

Tras meses de crisis, el actual primer ministro, Naftali Benet, y su principal socio gubernamental, Yair Lapid, anunciaron este lunes que daban por acabada la coalición del heterogéneo "Gobierno del cambio" y se encaminaban a poner fin a la legislatura.

Cuando eso se materialice, Israel pasará a estar gobernado por un Ejecutivo interino hasta las próximas elecciones y la creación de un nuevo gobierno. A su vez, Lapid reemplazará a Benet como jefe del Gabinete de transición y seguirá como ministro de Exteriores.

Se espera que la designación de Lapid sea automática desde el momento en que la coalición comience a gobernar de forma interina.

El pasado miércoles, en una primera votación preliminar, la Cámara aprobó el primer paso para la disolución de legislatura, iniciando así el procedimiento, pero este se ve entorpecido por la oposición, que lo está ralentizando a través de varias maniobras y tecnicismos.

El proyecto de ley tiene que pasar por un comité parlamentario que lo valide para ser votado después en tres lecturas en el pleno de la Cámara. Este organismo tiene previsto reunirse mañana, y si logra un acuerdo, la votación podría ser en la tarde o noche del lunes, aunque "también se podría retrasar" por las artimañas de la oposición, dice a Efe un portavoz del Parlamento.

Naftali Benet presidió hoy la que espera que sea la última reunión dominical de su coalición como primer ministro y aseguró que fue "un Ejecutivo efímero" pero "con grandes logros".

"Pronto, desafortunadamente, el Estado de Israel se encaminará a elecciones", cuando "ciertas acciones gubernamentales no serán posibles", añadió Benet, que instó a los ministros a acelerar medidas pendientes antes de la disolución parlamentaria.

Se prevé que las próximas elecciones israelíes -las quintas en menos de cuatro años- sean probablemente a finales de octubre o inicios de noviembre. No obstante, tanto encuestas como analistas locales vaticinan que el retorno a las urnas no sacará al país de su largo bloqueo y parálisis política.

Según los sondeos, en caso de celebrarse hoy comicios, ni el bloque anti-Netanyahu ni el favorable al exjefe de Gobierno alcanzarían una mayoría clara para crear Ejecutivo, lo que podría abocar de nuevo a Israel a una imparable espiral electoral. EFE

jma/pi