EFETokio

El Gobierno nipón reiteró hoy que comenzará a levantar "paso a paso" la prohibición de entrada a Japón de personas procedentes de más de un centenar de países, aunque no precisó fechas.

Japón ha extendido progresivamente desde el pasado 3 de abril el veto que aplica a los ciudadanos de otros países, hasta la fecha 111, con el fin de evitar una extensión de la COVID-19.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, anunció este jueves que los primeros países que se verán beneficiados por estas medidas serán Vietnam, Tailandia, Australia y Nueva Zelanda, aunque sin informar a partir de cuándo.

En una rueda de prensa, el ministro de Asuntos Exteriores de Japón, Toshimitsu Motegi, dijo hoy que las conversaciones oficiales están más adelantadas en el caso de Vietnam, aunque evitó precisar si el veto migratorio se aplicará este mismo mes.

"Estamos coordinando los mecanismos para permitir la entrada (a Japón) de hombres de negocios de Vietnam", dijo Motegi, y señaló que el diálogo entre los dos gobiernos está en "la fase final".

Además, comentó que prosiguen las consultas en los casos de Tailandia, Australia y Nueva Zelanda.

Acerca de otras naciones, el ministro japonés anticipó que las medidas para levantar las restricciones migratorias se irán expandiendo "paso a paso", teniendo en cuenta cómo se está controlado la pandemia en esos países.

De los 111 países incluidos en su lista negra, Japón solo permite la entrada de personas que por circunstancias excepcionales, como la muerte de un pariente o una operación quirúrgica, hayan tenido que salir del país y necesitan regresar a su lugar de residencia.

El Gobierno nipón no ha dado pistas sobre las fechas en las que se irán levantando las restricciones migratorias para el resto de los países, pero, según medios locales, no parece que vaya a ser en las próximas semanas.

De acuerdo con el diario financiero Nikkei, que cita fuentes gubernamentales no identificadas, las personas procedentes de Estados Unidos, China, Corea del Sur y Taiwán posiblemente tendrán que esperar hasta el otoño boreal.

China, Corea del Sur y Taiwán son los tres países que más turistas envían a Japón. Las restricciones, sin embargo, serán levantadas progresivamente solo para personas de negocios, no para los turistas.

La intención del Gobierno nipón es exigir exámenes de PCR a quienes entran a Japón antes de llegar al país, y realizar test en las terminales aéreas niponas, pero para ello encuentra limitaciones.

Según Nikkei, en los aeropuertos de Japón se realizan actualmente cerca de 950 test de coronavirus diarios, pero solo en el caso de Vietnam, por ejemplo, el año pasado llegó un promedio de 1.356 visitantes de ese país, y de Tailandia fueron 3.614.

Son cifras aún bajas si se considera que el año pasado entraron a Japón diariamente un promedio de 26.286 visitantes chinos, 15.300 surcoreanos y 13.399 taiwaneses, según datos oficiales.

En total, Japón recibió en 2019 un promedio diario de 87.348 visitantes extranjeros.

Las fuentes citadas por Nikkei señalaron que para permitir la entrada de personas procedentes de Estados Unidos, China, Corea del Sur y Taiwán Japón tendría que aumentar su capacidad para realizar unos 10.000 test diarios en sus terminales aéreas.

Hasta hoy, Japón ha contabilizado unos 17.700 casos de contagio del nuevo coronavirus, con 935 muertos.