EFETokio

El Gobierno de Japón anunció hoy nuevas sanciones a Rusia por la invasión de Ucrania, que incluyen controles sobre las exportaciones de semiconductores y otros productos que puedan emplearse con fines militares y la congelación de fondos de entidades financieras rusas.

El primer ministro nipón, Fumio Kishida, presentó este viernes una nueva ronda de medidas punitivas contra Moscú que se ha tomado de forma coordinada con el G7 y que llegan tras las sanciones ya desveladas el pasado miércoles por Tokio.

Kishida urgió al presidente ruso, Vladímir Putin, a "retirar sus tropas" de Ucrania y a "atenerse a la ley internacional", durante una rueda de prensa celebrada este viernes en Tokio horas después de participar en la cumbre virtual del grupo de las siete grandes potencias para concertar la respuesta a la crisis de Ucrania.

Las nuevas sanciones incluyen la congelación de fondos de entidades financieras rusas, así como de "ciertas" empresas e individuos de ese país y la suspensión de visados para los mismos, según Kishida, que no ofreció más detalles al respecto.

Las entidades financieras rusas cubiertas por las sanciones son el Banco ruso de Cooperación al Desarrollo Exterior (VEB), Bank Rossiya y Promsvyazbank, que también forman parte de la "lista negra" de Estados Unidos y la UE cuyos fondos serán congelados, según detalló el ministro nipón de Finanzas, Shunichi Suzuki, en rueda de prensa.

Japón también impondrá controles a la exportaciones de semiconductores y de otros productos dirigidos al sector de la Defensa o de la seguridad nacional, señaló el líder nipón.

Las medidas adicionales de Tokio no incluyen al sector energético, a diferencia de las aplicadas por la Unión Europea y por otros países del G7.

El presidente estadounidense, Joe Biden, anunció este jueves sanciones contra cuatro grandes entidades financieras rusas, así como nuevos castigos económicos a oligarcas cercanos al Kremlin, mientras que los líderes de la UE decidieron imponer medidas que afectan al sector financiero, la energía, los bienes de doble uso, el transporte o los visados.

El pasado miércoles, Japón anunció la suspensión de visados y congelación de fondos vinculados a las autoproclamadas repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk, en el este de Ucrania, además de someterlas a un embargo comercial y bloquear las nuevas emisiones de deuda soberana rusa en los mercados nipones.

Kishida señaló este viernes asimismo que Japón contemplará "pasos adicionales" para presionar a Moscú junto al G7 si la crisis ucraniana continúa empeorando.

"Es una situación muy grave que podrá afectar al orden mundial, incluyendo a Asia", dijo el jefe del Ejecutivo de Japón, Estado que comparte fronteras marítimas con Rusia y mantiene con el país vecino una disputa territorial por las islas Kuriles del Sur, llamadas Territorios del Norte por Tokio.