EFETokio

El Gobierno de Japón dijo este martes que la entrada de buques guardacostas chinos en sus aguas internacionales es "lamentable y viola la ley internacional", después de que tres naves procedentes del país vecino fueran avistadas cerca de las islas Senkaku en la últimas 24 horas.

"La entrada de estos barcos es realmente lamentable y no se puede permitir, por lo que seguiremos vigilando la situación y tomaremos medidas serias", dijo hoy el portavoz gubernamental japonés, Hirokazu Matsuno.

Las declaraciones de Matsuno se producen horas después de que dos buques guardacostas chinos fueran avistados en las aguas territoriales de Japón esta madrugada, cerca de las Senkaku, y otro barco naval chino se encontrara en la zona contigua a las aguas japonesas el día anterior.

Según la Guardia Costera nipona, esta es la decimoquinta intrusión que se produce este año, y añadió también que sus buques patrulleros ordenaron a las naves chinas que salieran de sus aguas inmediatamente.

Este lunes, una fragata china navegó en la zona contigua a las aguas japonesas durante seis minutos, unos 40 minutos después de que un buque de guerra ruso se encontrara en la zona, según dijo el Ministerio de Defensa japonés.

Esta supone la primera vez desde junio de 2018 que un buque militar chino entra en la zona cercana a las Senkaku y llevó al Ejecutivo nipón a protestar por la vía diplomática y a señalar que "las Senkaku son territorios propios de Japón desde el punto de vista histórico y del derecho internacional".

El archipiélago de las islas Senkaku, en el mar de China Oriental y denominado Diaoyu por China, está bajo control nipón, aunque China y Taiwán reclaman su soberanía sobre la zona.

Japón sostiene que China y Taiwán comenzaron a reivindicar su soberanía sobre las Senkaku hace más de medio siglo tras el descubrimiento de posibles reservas de petróleo en el mar de la China Oriental.