EFEParís

La reunión de los asesores políticos de Rusia, Ucrania, Francia y Alemania en París reanimó el diálogo sobre el arreglo pacífico de la crisis en el este ucraniano en el Formato de Normandía, según Kiev.

"Creo que la reunión reanimó el Formato de Normandía", dijo Andriy Yermak, jefe de la Oficina del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski.

Durante una rueda de prensa posterior a la reunión, que se prolongó por más de ocho horas, el negociador ucraniano señaló que las partes "revisaron" todos los acuerdos en vigor.

Yermak aseguró que el encuentro de los representantes de cuatro países, cuyos líderes gestaron en 2015 los acuerdos de Minsk sobre el arreglo de la crisis ucraniana, es "una señal muy positiva".

El principal logro de la reunión, según Yermak, fue "el apoyo por parte de todos los participantes del permanente cumplimiento del alto el fuego" en el Donbás.

"El trabajo continuará, Ucrania siempre está abierta para negociaciones y reuniones", dijo al tiempo de agregar que durante el encuentro de este miércoles no se abordó la escalada de tensión en la frontera entre Rusia y Ucrania.

Yermak subrayó que la reunión tuvo lugar en tiempos difíciles, cuando "unos 100.000 militares rusos se concentran cerca de la frontera ucraniana".

"Eso es verdaderamente una amenaza hoy, pero nuestra discusión versó en torno a la guerra en el Donbás y los acuerdos de Minsk, en torno a lo que se aborda en el marco del Formato de Normandía", explicó.

A su vez, el vicejefe de la Administración Presidencial rusa, Dmitri Kozak, señaló que los negociadores coincidieron hoy en la necesidad de que se cumpla "sin condiciones" el alto el fuego en el Donbás y anunció una nueva reunión en Berlín dentro de dos semanas en la que espera algunos avances sobre el diálogo de paz para el este de Ucrania.

"Tuvimos una conversación difícil, pero quizás fue la primera tan franca para evaluar todos los problemas relacionados con la implementación de los Acuerdos de Minsk" para la paz en el Donbás y la resolución del conflicto en el este de Ucrania, donde se enfrentan desde 2014 el Ejército ucraniano y los separatistas prorrusos apoyados por Moscú, señaló.

De acuerdo con Kozak, las partes declararon abiertamente que "hay muchas diferencias tanto sobre los Acuerdos de Minsk como en el Formato de Normandía", pero indicaron su deseo de trabajar en la eliminación de esos problemas.