EFEViena

El canciller de Austria, el conservador Sebastian Kurz, ofreció hoy a los partidos de la oposición participar en las sesiones del Consejo de Ministros a cambio de su apoyo parlamentario al Ejecutivo de transición que formó el martes.

"Nuestra mano está tendida", dijo Kurz, líder del democristiano Partido Popular (ÖVP), tras reunirse con representantes de la oposición, a quienes les planteó una "oferta" con diversas medidas.

La oferta del canciller incluye que los jefes de los grupos parlamentarios de todos los partidos estén presentes en las reuniones del gabinete hasta las elecciones anticipadas.

El objetivo de la propuesta es su mantenimiento en el poder al frente del gabinete remodelado tras el abandono esta semana de todos los ministros del ultranacionalista FPÖ que desde 2017 formaban parte de la coalición gobernante, hasta la formación de un nuevo Gobierno surgido de las urnas en septiembre.

Para ello, sobre todo los diputados del FPÖ y del Partido Socialdemócrata (SPÖ), el mayor de la oposición, deberían votar en contra de la moción de censura contra Kurz que la minoritaria formación progresista Jetzt ha anunciado presentará el lunes próximo.

Asimismo, prometió una investigación para esclarecer las sospechas despertadas por el vídeo comprometedor para su entonces vicecanciller y líder del FPÖ, Heinz-Christian Strache, quien dimitió el pasado sábado.

En la filmación, efectuada en julio de 2017 con cámaras y micrófonos ocultos en una finca de la isla española de Ibiza, Strache ofrece a una supuesta sobrina de un oligarca ruso la adjudicación de contratos públicos a cambio de apoyo financiero a su partido e intenta convencerla de que compre un influyente diario.

En menos de 24 horas, el apodado "escándalo de Ibiza", que salió a la luz el pasado viernes, cuando los medios alemanes "Der Spiegel y Süddeutsche Zeitung" publicaron el vídeo, hizo saltar por los aires a la coalición de ultras y conservadores que subió al poder en diciembre de 2017.

La creación de un grupo de trabajo que revisará todas las adjudicaciones de contratos estatales que se hicieron desde entonces, y otra investigación para esclarecer quién encargó y financió la producción del vídeo, forman también parte de la oferta de Kurz.

Los socialdemócratas habían instado al canciller a dar pasos para "crear confianza", tras criticar que nombró a los sustitutos de los ministros ultras a título de "expertos" sin la más mínima consulta previa con la oposición.

Como protesta por la falta de disponibilidad al diálogo que Kurz mostró en estos días de crisis, los líderes del SPÖ y del FPÖ no participaron en la reunión de hoy, a la que enviaron, en su representación, a sendos representantes parlamentarios.