EFEBruselas

Los 26 países de la Unión Europea (UE) que forman parte de la Agencia Europea de Defensa (EDA, por sus siglas en inglés) invirtieron 198.000 millones de euros en gasto militar en 2020, un 5 % más que el año anterior, lo que supuso un récord desde que se iniciaron los registros en 2006.

La EDA publicó hoy, en la víspera de su conferencia anual, su informe de datos relativos a la defensa correspondiente al periodo 2019-2020, en el que también concluyó que 19 Estados miembros incrementaron su gasto militar en 2020, 6 de ellos en más de un 10 %, mientras que 7 lo redujeron (no detalló cuáles eran).

“El aumento sostenido del gasto europeo en defensa es un acontecimiento positivo, y las cifras de 2020 muestran que es poco probable que se repitan los errores de los recortes profundos en defensa tras la crisis financiera de 2007-2008”, indicó en un comunicado el director ejecutivo de EDA, Jiri Sedivy.

Con 198.000 millones de euros, el gasto total en defensa corresponde al 1,5 % del producto interior bruto (PIB) de los 26 Estados miembros de la agencia y marca el sexto año de crecimiento consecutivo.

También por segundo año consecutivo, la EDA registró un aumento del 5 % en el gasto en defensa, pese al impacto económico de la pandemia de COVID-19.

Por otra parte, el gasto aumentó en diferentes áreas específicas, como la inversión en investigación, desarrollo y adquisición de nuevos equipos de defensa.

Las inversiones en defensa de los Estados miembros alcanzaron la cifra más alta registrada por la EDA de 44.000 millones de euros, lo que representa un aumento del 5 % con respecto a 2019.

La EDA anotó no obstante que, a pesar del aumento sostenido del gasto total en defensa, el gasto colaborativo continuó su tendencia a la baja, de manera que en 2020, los Estados miembros gastaron un total de 4.100 millones de euros en la adquisición conjunta de nuevos equipos, lo que supuso una caída del 13 % frente al año anterior.

Los datos muestran una reducción significativa en la adquisición de equipos de defensa colaborativa europea desde 2016.

Los Estados miembros realizaron solo el 11 % de su adquisición total de equipos en cooperación con otros países de la UE en 2020, muy por debajo del 35 % que se habían marcado como referencia y que constituye también un compromiso en el marco de la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO), iniciativa por la que los estados que así lo deseen pueden profundizar más en su colaboración en proyectos militares.

El informe, que se basa en datos proporcionados voluntariamente por los Ministerios de Defensa, señala igualmente que de los 44.000 millones de euros gastados en inversiones de defensa, el 83 % o 36.000 millones se dedicaron a la adquisición de equipos y el 17 % o 8.000 millones a investigación y desarrollo, la misma división porcentual que en 2019.

En 2020 se asignó también un récord de 2.500 millones de euros a la investigación y la tecnología de defensa, principalmente promovido por dos Estados miembros, Francia y Alemania, que juntos aportaron más del 90 % del aumento.

En lo que se refiere a inversión en proyectos compartidos de investigación y tecnología de defensa, Croacia, Estonia, Italia, Polonia, Portugal y España alcanzaron la referencia de al menos el 20 % del gasto total en esa área.