EFELa Haya

Una sala de apelaciones de la Corte Penal Internacional (CPI) dio hoy la razón a la Fiscalía y ordenó mantener en prisión al expresidente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo, y a su exministro de Juventud, Charles Blé Goudé, a pesar de la retirada de cargos el pasado martes sobre crímenes de lesa humanidad.

Un panel de cinco jueces ha convocado a los abogados de ambos exmandatarios y a la Fiscalía a una vista oral para el próximo 1 de febrero, dijo a Efe una fuente del tribunal.

La fiscal jefe, Fatou Bensouda, había advertido de una "situación irreversible" debido a la posibilidad de que, una vez liberados, los exmandatarios no volvieran a La Haya para el eventual recurso de apelación sobre el fondo del asunto, cuyas vistas orales aún no tienen fecha.

Por ello, tanto Bensouda como los representantes de las víctimas pidieron de forma urgente a una sala de apelaciones mantener a los exmandatarios en prisión, después de que la misma sala de primera instancia que les retiró los cargos ordenara su puesta en libertad.

Las normas del tribunal reconocen que pueden existir "circunstancias excepcionales" por las cuales "la continuación de la detención de una persona absuelta esté justificada", dijeron los magistrados en su decisión, tomada por una mayoría de tres votos contra dos.

Mantenerlos en prisión haría innecesario arrestarlos y obligarlos a volver a La Haya, mantienen los jueces en la decisión, que se basa en un precedente similar, sucedido en el caso contra el miliciano congolés Mathieu Ngudjolo Chui.

La vista que se celebrará el 1 de febrero no tratará el asunto de fondo, sino solamente la posibilidad de dar la libertad a Gbagbo y Blé Goudé, tal y como piden las defensas, o mantenerlos en prisión hasta la apelación del caso.