EFEAdís Abeba

La Unión Africana (UA) celebra este sábado en Malabo una cumbre extraordinaria de jefes de Estado y de Gobierno para abordar dos graves problemas del continente: los crecientes golpes de Estado y el terrorismo yihadista.

La cumbre se desarrollará bajo el lema "Terrorismo y cambios inconstitucionales en África" en la capital de Guinea Ecuatorial, donde se espera la asistencia de más de una decena de jefes de Estado o Gobierno, declaró a Efe un alto funcionario de la UA.

Los líderes africanos abordarán los factores que provocaron un aumento de los golpes de Estado en el continente en 2021 y 2022 y sus implicaciones para la gobernanza.

Cinco golpes de Estado (dos en Malí y uno en Guinea-Conakri, Sudán y Burkina Faso) y una intentona golpista fallida (Guinea-Bisáu) han tenido lugar en algo menos de dos años.

Durante la cumbre, el Consejo de Paz y Seguridad de la UA presentará propuestas de políticas basadas en su deliberación celebrada este 19 de mayo sobre los factores que contribuyeron a la frecuencia de los golpes en el continente.

Según el alto funcionario de la Unión Africana, el Consejo ha identificado la naturaleza de las relaciones entre civiles y militares en muchos países del continente como el núcleo del problema que causa cambios inconstitucionales de gobiernos.

"La politización de las Fuerzas Armadas por parte de los políticos para sus estrechos fines políticos en varios países del continente ha atrincherado al Ejército profundamente en la política, induciendo el interés de los militares a interferir en la política", afirmó la citada fuente.

"Tal politización también invita a los miembros del Ejército a involucrarse en la política como un medio para promover ambiciones políticas particulares", agregó.

Así, el Consejo enfatizará en la cumbre la importancia de adoptar estándares legales mínimos que separen claramente el papel de los gobiernos y los militares y frenen las relaciones entre ambos guiadas por intereses políticos.

Este organismo de la UA también propondrá una supervisión civil obligatoria de las Fuerzas Armadas y la necesidad de describir las circunstancias en las que se despliegan los ejércitos para gestionar los desafíos de seguridad interna.

La XXXV Cumbre Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno de la UA, celebrada el pasado febrero en Adís Abeba, ya reafirmó su "tolerancia cero" con la "ola" de golpismo que ha azotado el continente y convocó la reunión de Malabo para evaluar el problema.

"África no puede aceptar este estado de cosas", subrayó entonces el presidente de Senegal, Macky Sall, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la organización panafricana.

La amenaza del terrorismo yihadista también será objeto de análisis en esta cumbre, como recordó esta semana el presidente de la Comisión (secretariado) de la UA, Moussa Faki Mahamat .

"Desde Libia en el norte de África, hasta Mozambique en el sur de África, desde Malí en el oeste de África hasta Somalia en el Cuerno de África, a través del Sahel, la cuenca del lago Chad, hasta el este de la República Democrática del Congo en África central, el terrorismo continúa extendiendo una red mortal con consecuencias considerables para las finanzas, las economías y la seguridad de las personas", afirmo Mahamat este jueves en Malabo.

La reunión del sábado sucederá a otra cumbre extraordinaria que la UA celebra hoy en la capital ecuatoguineana sobre la situación humanitaria en el continente, donde millones de personas sufren hambre en zonas como el Sahel o el Cuerno de África por la sequía.