EFEJerusalén

La Fiscalía General israelí aseguró que la Corte Penal Internacional (CPI) "carece de jurisdicción" para investigar presuntos crímenes de guerra en territorio palestino, después de que el tribunal anunciara ayer el inicio formal de un proceso que genera profundo rechazo en Israel.

El fiscal general, Avijai Mandelblit, alegó anoche que "proceder a una investigación con respecto a Israel está equivocada" y no tiene una "base legal sólida", en una opinión donde expuso posiciones legales ya presentadas en el pasado.

"El Estado de Israel es una democracia fuerte con un sistema legal independiente y profesional", está "comprometido con los valores fundamentales del derecho internacional y se comporta de acuerdo con estos", defendió el magistrado en un comunicado.

Según este, el país "cuenta con un sistema sólido para examinar presuntas violaciones de la ley internacional y es plenamente capaz" de abordarlo "por sí solo", por lo que "no hay absolutamente lugar para la intervención de la CPI" en asuntos que están "bajo jurisdicción" israelí.

La postura israelí, recordó, ya "fue apoyada" anteriormente por "naciones líderes y expertos legales de renombre mundial".

Entre ellos, Alemania, Australia o Canadá habían alegado a la corte que no tiene potestad para investigar en territorio palestino, al considerar que no existe un Estado palestino soberano.

Lo mismo defendió EE.UU., que ayer rechazó el anuncio de la corte y reiteró que la investigación "busca atacar a Israel injustamente".

La fiscal general de la CPI, Fatou Bensouda, dio ayer luz verde para iniciar pesquisas después de que los jueces confirmasen a inicios de febrero que el tribunal tiene jurisdicción sobre los territorios ocupados palestinos de Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este.

Se prevé que la investigación aborde supuestos delitos cometidos por el Ejército israelí, en hechos como la Operación Margen Protector de Gaza en 2014, las Marchas del Retorno de 2018 en la franja y el traslado de población civil israelí a territorio ocupado.

También se espera que se investigue el disparo de cohetes de milicias palestinas, entre ellas el movimiento islamista Hamás, desde Gaza hacia Israel.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, calificó la decisión de un "ataque" contra Israel y una muestra de "antisemitismo", y prometió "proteger a todos los soldados", comandantes y ciudadanos que se puedan ver expuestos.

La extensa condena en Israel contrastó con la reacción positiva de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) o Hamás, que dieron la bienvenida a la apertura de la investigación.

Palestina, por su condición de Estado observador de la ONU, ratificó en 2015 el Estatuto de Roma, carta fundacional de la CPI, abriendo la puerta a que su Fiscalía emprendiera pesquisas. Israel, en cambio, no forma parte de la corte ni acepta su legitimidad.