EFEBruselas

La alemana Ursula von der Leyen afronta un inicio complicado para su presidencia de la Comisión Europea, pues el Reino Unido se niega a enviarle un comisario, algo a lo que le obligan los tratados, y su equipo no cumplirá con la paridad de género que ella había prometido a la Eurocámara, aunque se quedará cerca.

El Parlamento Europeo retomó hoy las audiencias de los comisarios designados que reemplazan a los que la propia Eurocámara rechazó durante el mes de octubre, los procedentes de Francia, Hungría y Rumanía.

El objetivo es darles el visto bueno en los próximos días y que el equipo al completo de la nueva Comisión pueda someterse al voto de la Eurocámara a finales de este mes. Si este voto prospera, el nuevo Ejecutivo entraría en vigor el 1 de diciembre, con un mes de retraso respecto al calendario previsto.

Incluso con el reloj en contra, a los eurodiputados no les ha convencido a la primera el nuevo candidato a ocupar la cartera de Ampliación, el húngaro Olivér Várhelyi, a quien han solicitado aclaraciones por escrito sobre sus competencias antes de darle luz verde.

El aprobado raspado que obtuvo la propia Von der Leyen en su voto parlamentario, las concesiones que ha tenido que hacer a los diferentes grupos y el rechazo de la Eurocámara a tres miembros de su equipo original han sido solo los primeros tropezones de la trayectoria de la política alemana en Bruselas.

UNA COMISIÓN SIN MIEMBRO BRITÁNICO, ILEGAL SEGÚN LOS TRATADOS

Tras semanas de incertidumbre, el Gobierno británico ha hecho oficial que no nominará un candidato a comisario europeo pese a que seguramente seguirá siendo Estado miembro de la UE cuando se conforme el nuevo Ejecutivo.

Estaba previsto que la nueva Comisión Europea hubiera echado a andar el pasado 1 de noviembre, originalmente también el primer día del Reino Unido fuera de la Unión Europea tras dos prórrogas al "brexit", y por ello el Gobierno del primer ministro británico, Borís Johnson, no había nominado un candidato durante el mes de agosto (antes de la actual campaña electoral para los comicios legislativos del próximo 12 de diciembre) como sí hizo el resto de países.

No obstante, el rechazo del Parlamento Europeo a los candidatos de Francia, Hungría y Rumanía retrasó la formación de la nueva Comisión, que no se iniciará hasta, como pronto, el 1 de diciembre.

El resto de Estados miembros concedieron la más reciente prórroga del "brexit", hasta el 31 de enero, a condición de que el Reino Unido cumplia con sus compromisos y envíe un candidato a Bruselas, algo a lo que también obligan los tratados europeos.

El Reino Unido alega que no puede efectuar nombramientos para puestos internacionales en periodo preelectoral, ante lo que la Comisión Europea (CE) ha advertido de que podría iniciar un procedimiento de infracción por incumplir los tratados europeos y que su servicio legal está "analizando todas las opciones" sobre la mesa.

LA PARIDAD DESEADA POR VON DER LEYEN, TRUNCADA POR LOS RECHAZOS DEL PARLAMENTO

Fue la primera y más tangible promesa de la alemana al presentarse ante la Eurocámara: quería un equipo de comisarios con el mismo número de hombres que de mujeres y para ello pidió a los gobiernos nacionales que le enviaran dos candidatos, un hombre y una mujer, de forma que ella pudiese elegir.

Pese a que pocos Estados miembros le hicieron caso, a base de contactos con las capitales consiguió un primer equipo con 14 hombres y 13 mujeres incluida ella misma, el más igualitario de la historia de la Comisión Europea.

Entre 2014 y 2019, con la presidencia de Jean-Claude Juncker, había apenas un tercio de mujeres en el colegio de comisarios.

No obstante, el Parlamento rechazó en octubre las candidaturas de tres nominados, dos de ellos mujeres -la francesa Sylvie Goulard y la rumana Rovana Plumb-, y mientras que Rumanía sí ha enviado otra mujer, Adina Valean, el reemplazo francés es un hombre, Thierry Breton.

De ser confirmados por el Parlamento, el equilibrio de género quedaría roto con 15 hombres y 12 mujeres, una proporción que sigue siendo la más igualitaria de la historia de esta institución pero que mancha el arranque de Von der Leyen en Bruselas, ella misma la primera presidenta mujer de este organismo.

Laura Zornoza