EFEJartum

La oposición sudanesa denunció este domingo que más de 20 presos políticos detenidos a raíz del golpe de Estado militar del mes pasado, incluidos siete miembros de las autoridades disueltas y dirigentes políticos, han vuelto a ser arrestados horas después de su liberación.

Al Moez Hasrat, miembro del Comité Legal las Fuerzas de la Libertad y el Cambio, la alianza que integraba hasta la asonada las instituciones de la transición sudanesa, aseguró a Efe que la Fiscalía que persigue los crímenes contra el Estado detuvo la pasada madrugada a varios de los excarcelados acusándoles de cargos penales.

Entre los afectados por esta medida, indicó Hasrat, se encuentran el exmiembro del Consejo Soberano (el máximo órgano de poder del proceso de transición) Mohamed al Faki; el ministro de Industria en el gobierno derrocado, Ibrahim al Sheij, y el exintegrante del Comité del Desmantelamiento del Régimen del exdictador Omar al Bashir, Waydi Saleh.

También han vuelto a ser arrestados un portavoz de las Fuerzas de la Libertad y el Cambio, Yafar Hasan; un líder de la Asociación de Profesionales del Sudán, organización que ha encabezado las manifestaciones y huelgas contra el golpe de Estado, y otras 17 personas.

Al Moez explicó que los abogados de los detenidos fueron informados de que estos había sido arrestados por denuncias relacionadas con incitación a las fuerzas de seguridad para que no cumplan sus tareas y tratar de generar descontento entre las fuerzas regulares.

La liberación de los presos políticos detenidos desde el golpe de Estado fue uno de los compromisos recogidos en el pacto al que llegaron el pasado 21 de noviembre los militares y el primer ministro derrocado, Abdalá Hamdok, para que este volviera a encabezar un gobierno civil.

Además, había sido una de las principales demandas de la comunidad internacional, cuya presión llevó al comandante en jefe del Ejército y considerado el líder del golpe, Abdulah al Burhan, a pactar con Hamdok.

El acuerdo, sin embargo, ha sido rechazado por las Fuerzas de la Libertad y el Cambio, una alianza de partidos políticos, asociaciones y agrupaciones civiles que compartió con los militares el gobierno sudanés durante el proceso de transición en representación de la sociedad civil, al considerarlo una traición de Hamdok.