EFEMadrid

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, instó hoy al presidente ruso, Vladímir Putin, a "poner fin inmediatamente" a la guerra iniciada por Rusia en Ucrania.

"El presidente Putin debería retirar sus fuerzas y poner fin a esta guerra inmediatamente, deteniendo el ataque a una nación democrática y soberana que causa tanto sufrimiento en Ucrania", indicó Stoltenberg en una rueda de prensa al término de la cumbre de la Alianza en Madrid.

Stoltenberg afirmó que “la guerra brutal del presidente Putin en Ucrania es absolutamente inaceptable y está causando mucha muerte y daño para el pueblo ucraniano”, a la vez que “tiene ramificaciones para todo el mundo, por el incremento en los precios de los alimentos”.

Al término de dos días de reunión de los jefes de Estado y de Gobierno aliados, Stoltenberg dejó claro que “esta crisis alimentaria no la ha causado las sanciones de la OTAN, sino la guerra de Putin”.

En concreto, el ex primer ministro noruego valoró que Turquía esté trabajando en favor de un acuerdo, que Grecia esté dispuesta a poner a disposición barcos para sacar por mar el grano de Ucrania y que otros aliados estén implicados en diferentes esfuerzos diplomáticos para que el cereal pueda salir a través del mar Negro.

En paralelo, Lituania o Rumanía informaron de sus esfuerzos por expandir la capacidad ferroviaria para sacar el grano por tierra.

Stoltenberg reconoció que la situación puede “ir a peor, porque si esto se convierte en una guerra a gran escala entre Rusia y la OTAN, entonces veremos sufrimiento, daños, muerte, destrucción a una escala que sería mucho peor de lo que vemos en Ucrania hoy”.

“La OTAN tiene dos tareas: una es proporcionar apoyo a Ucrania; los aliados de la OTAN dan un apoyo sin precedentes a Ucrania, lo estamos acelerando y hemos acordado un paquete en esta cumbre; pero también tenemos una responsabilidad fundamental de evitar una escalada más allá de Ucrania”, comentó.

Por esa razón, aseguró, la OTAN no es parte del conflicto sobre el terreno: “apoyamos a un socio altamente valorado como Ucrania, pero no somos parte del conflicto”, recalcó.

Por ello, en esta cumbre los aliados decidieron incrementar la presencia militar en el este de Europa, “para no dejar espacio a confusiones o errores de cálculo en Moscú sobre nuestra disposición a proteger cada centímetro del territorio de la OTAN”.

“Asegurarnos de que no haya ningún equívoco en la mente de ningún adversario si hacen algo como lo que Rusia hizo a Georgia en 2008 o a Ucrania ahora”, apuntó.

Preguntado por las amenazas de Moscú tras invitar la Alianza a Suecia y Finlandia a unirse al club transatlántico, dejó claro que “estamos dispuestos a proteger a todos los aliados, por supuesto también a Finlandia y Suecia (una vez se ratifique su adhesión), y estamos preparados para todas las eventualidades”.

En la cumbre de Madrid, la OTAN aprobó una nueva estrategia para la próxima década en la que ha pasado a considerar a Rusia como su principal amenaza, mientras que alerta de que China supone un “reto” para sus valores.

“Abordamos el modo en que Rusia y China siguen buscando beneficios políticos, económicos y militares en nuestra vecindad meridional. Tanto Moscú como Pekín están utilizando la influencia económica, la coerción y los enfoques híbridos para promover sus intereses en la región”, indicó Stoltenberg.