EFEBruselas

La OTAN señaló hoy que está abierta a abordar un posible refuerzo militar en Finlandia y Suecia con el despliegue de nuevos batallones en sus territorios si, una vez culminado su ingreso en la Alianza Atlántica, así lo solicitasen.

“Cada país decide por sí mismo si quiere o no más tropas”, recalcó el presidente del Comité Militar de la OTAN, almirante Rob Bauer, en una rueda de prensa al término de una reunión en Bruselas de los jefes de la Defensa de la Alianza.

La tensión por el aumento de tropas rusas en la frontera de Ucrania en los últimos meses, que culminó el pasado 24 de febrero con la invasión de ese país por parte de Rusia, motivó que la OTAN decidiese duplicar los batallones multinacionales en el flanco este.

A los ya desplegados en Estonia, Letonia, Lituania y Polonia a raíz de la agresión rusa en el este ucraniano en 2014, se ha sumado la decisión de situar nuevos batallones en Eslovaquia, Hungría, Polonia y Bulgaria.

“La cuestión de los batallones no es algo a lo que la OTAN fuerce a los países, es una combinación de petición de los países y la discusión sobre quién va a ayudarlos”, explicó el almirante holandés.

Reconoció en cualquier caso que, si Finlandia y Suecia finalmente se convierten en miembros de la Alianza, “una de las discusiones que tendremos”, dijo, es si quieren esas tropas en su territorio, “porque no forzamos a nada a nadie, es una discusión ente estados soberanos”, añadió.

Estocolmo y Helsinki presentaron ayer, miércoles, su petición formal de entrar en la OTAN tras décadas de neutralidad en defensa ante la amenaza de Rusia tras haber invadido Ucrania, aunque Turquía mantiene de momento un veto a su integración si esos países mantienen lo que Ankara considera una política de acogida de militantes kurdos, a los que considera terroristas.

Bauer consideró “importante” que ambos países tengan, desde que presentan su solicitud de ingreso hasta que éste se culminase con la aprobación de los 30 aliados actuales, “garantías de seguridad, que no es lo mismo que el artículo 5 porque aún no son miembros”, y recordó que ya hay “una serie de países o grupos de países” que “han acordado asistirles".

El jefe del Comité Militar aliado consideró que Finlandia y Suecia son los “socios más cercanos” de la OTAN y que están “acostumbrados a trabajar con ellos” en diferentes ejercicios u operaciones.

Además de duplicar la línea fronteriza entre Rusia y la OTAN, la entrada de Finlandia también permitiría a la Alianza acercarse a apenas 200 kilómetros de la segunda ciudad rusa, San Petersburgo.

Por su parte, el comandante supremo de la Alianza para Europa (SACEUR), general Tod D. Wolters, celebró la llamada hoy entre el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, Valeri Guerásimov, y su homólogo estadounidense, Mark Milley, para hablar sobre la situación en Ucrania.

Su último contacto había sido el 18 de febrero, seis días antes del comienzo de la agresión militar rusa en Ucrania.

“Queremos que la diplomacia pase a un primer plano”, dijo Wolters, quien esperó que “como resultado de la conversación estemos un paso más cerca de lograr una solución”.

Bauer destacó por otra parte la “tremenda moral” de las tropas ucranianas, que como las de la OTAN, “saben exactamente por lo que están luchando: la protección de la libertad y la democracia”.

En cambio, “muchos soldados rusos probablemente no entienden por qué están allí”, en Ucrania, apuntó.

El Comité Militar de hoy se centró en la guerra en Ucrania pero además, el secretario general aliado, Jens Stoltenberg, que participó igualmente en la reunión, abordó con los jefes militares de la Alianza el contexto geoestratégico y los preparativos para la cumbre de líderes de la OTAN que se celebrará a finales de junio en Madrid.

Según un comunicado difundido por la Alianza, Stoltenberg agradeció a los treinta jefes de Defensa aliados su “valiosa contribución” para “defender cada centímetro del territorio de la OTAN” contra las amenazas que provengan de cualquier dirección.

"Es importante que mantengamos nuestros esfuerzos y ‘reajustemos’ nuestra postura a largo plazo", dijo Stoltenberg, quien añadió que ese reajuste “no significa empezar de cero”, sino que es necesario basarse en la adaptación que lleva a cabo la Alianza desde que Rusia se anexionó ilegalmente la península ucraniana de Crimea en 2014.

Stoltenberg también agradeció las aportaciones al nuevo “Concepto Estratégico” de la OTAN que aprobarán los líderes en Madrid y que preparará a la Alianza para “una era de competencia estratégica y de aumento de las amenazas a la seguridad”.