EFEPraga

La Policía de la República Checa anunció hoy la apertura de una investigación por posibles delitos cometidos durante la hospitalización del presidente de la República Checa, Milos Zeman, quien se encuentra en la UCI desde el pasado 10 de octubre.

La policía hizo el anuncio en su cuenta de Twitter tras una rueda de prensa, celebrada la víspera en el Senado, donde su presidente, Milos Vystrcil, leyó extractos del informe médico que certifica que el presidente checo es "incapaz de desarrollar ninguna actividad de trabajo".

Los médicos confirmaron que un retorno a "las obligaciones profesionales en las próximas semanas es algo muy improbable".

La Policía señala que teniendo en cuenta la información aportada por el informe, iniciará "una investigación sobre posibles acciones ilegales que puedan verse como indicios de delitos penales contra la República".

Aunque las fuerzas de seguridad no añaden más detalles, numerosos medios checos consideran que la investigación se centra en que el principal asesor del presidente ocultó la incapacidad del Jefe del Estado.

Uno de los puntos del informe médico difundido ayer es que el jefe de la oficina del Presidente, Vratislav Mynar, fue informado el pasado 13 de octubre sobre la gravedad del mandatario, aunque ocultó su verdadero estado ante otros responsables.

Dada la situación del presidente, el Senado analizará cómo aplicar la cláusula constitucional para traspasar sus poderes al primer ministro y a los presidentes de ambas cámaras.

Esta situación se produce diez días después de unas elecciones y con Zeman como la persona que tiene la facultad para nombrar a un primer ministro y encargarle que forme gobierno.

El nuevo presidente de la cámara baja -ahora disuelta y cuyo nuevo inicio de legislatura está fijada para el 8 de noviembre- será quien tendría ahora el poder de designar al nuevo primer ministro.

Los comicios los ganó con el 27,7% la coalición de centro derecha SPOLU (Juntos), que derrotó a la formación populista gubernamental del primer ministro en funciones, Andrej Babis, que quedó segunda con el 27,1%.

Zeman, de 77 años, padece una diabetes grave que lo obligó a ir en silla de ruedas y en los últimos meses sus apariciones públicas han sido escasas.

El 10 de octubre el Hospital Militar de Praga anunció que Zeman había ingresado en la UCI por "complicaciones relacionadas con un diagnóstico conocido" y hasta ayer apenas se difundió información sobre su estado de salud.