EFEBangkok

La presencia del líder golpista birmano, el general Min Aung Hlaing, marcará la reunión de este sábado de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), que afronta dividida la crisis a raíz del golpe de Estado militar en la actual Myanmar.

El viaje a Yakarta del comandante en jefe del Ejército birmano, primero que hace al extranjero tras el golpe de Estado del 1 de febrero para asistir a la cita junto a otros líderes regionales está resultando polémica ya que algunos creen que legitima la junta militar.

No obstante, Min Aung Hlaing ya ha asistido a reuniones virtuales del bloque, como la de los ministros de Asuntos Exteriores en marzo y una sesión posterior de ministros de Defensa.

"Algunos países rechazaron que esto fuera un reconocimiento e indicaron en sus comunicados que Min Aung Hlaing participó como representante del Tatmadaw", nombre del Ejército birmano, aunque el propio general sacó pecho en la prensa oficialista birmana, apuntó a Efe el exdiplomático tailandés Kobsak Chutikul.

Por su parte, el académico Akkanut Watanasombut, del Instituto de Estudios Asiáticos de la Universidad tailandesa de Chulalongkorn, dijo a esta agencia que la asistencia de Min Aung Hlaing denota que tiene "algo que ofrecer" a la ASEAN, como una "hoja de ruta" más específica que su vaga promesa de organizar elecciones en un año, cosa que hizo justo después del Golpe.

A pesar de las peticiones, quien de momento se queda fuera de la reunión es el Gobierno de Unidad Nacional, conformado hace una semana por un grupo de parlamentarios electos en las elecciones previas al golpe, y que se proclama como gobierno legítimo de Birmania.

INVESTIGACIÓN POR CRÍMENES DE GUERRA

El primer viaje del general golpista al exterior ha llevado a Amnistía Internacional a pedir este viernes a Indonesia y al resto de miembros de la ASEAN que investiguen por crímenes contra la humanidad al líder de la junta militar birmana.

"Como Estado miembro de la convención de Naciones Unidas sobre torturas, Indonesia tiene la obligación legal de procesar o extraditar a un presunto criminal en su territorio", indicó en un comunicado AI, que también envió una carta abierta a los representantes de los miembros de ASEAN que se reúnen el sábado en la capital indonesia.

Por otra parte, el autodenominado Gobierno de Unidad Nacional reclamó a la Interpol que arreste al general golpista aprovechando su visita a un país extranjero.

La petición, sin embargo, no tiene validez legal al no estar cursada por un gobierno nacional reconocido internacionalmente, ya que Interpol solo puede emitir órdenes de arresto a instancias del Estado de origen del presunto delincuente o del país en cuyo territorio se haya cometido el delito.

DIVISIÓN EN LA ASEAN

Las diferentes posturas entre los diez miembros de la ASEAN se plantean como uno de los grandes escollos a solventar en la reunión del sábado en Yakarta, a la que no asistirán el primer ministro de Tailandia y los presidentes de Filipinas y Laos.

Sin la asistencia de todos los líderes a la reunión "es difícil que se alcancen metas ambiciosas", apostilló Kobsak.

Por un lado, países como Indonesia, el principal impulsor de esta cita, Singapur o Malasia han condenado de manera enérgica la brutal represión ejercida por las fuerzas de seguridad birmanas contra las manifestaciones civiles en rechazo al mando castrense; protestas que se han cobrado la vida de casi 740 personas desde la asonada.

Mientras que otro bloque en torno a Tailandia, representado en la cita por su ministro de Exteriores y los de Camboya y Laos se muestran más comprensivos con los golpistas y consideran la crisis como un problema interno de Birmania.

"Esperamos llegar a un acuerdo mañana (sábado) sobre las medidas que son buenas para el pueblo de Birmania y que ayuden al país a salir de esta delicada situación" aseguró hoy la ministra de Exteriores de Indonesia, Retno Marsudi, en un vídeo.

Sin embargo, la falta de una postura común pone en un serio aprieto al bloque regional --también conformado por Brunéi, Vietnam y la propia Birmania--, donde impera el principio de no interferencia en asuntos internos y las decisiones se toman por consenso.

"Sin unidad, la ASEAN no puede actuar (...). Es improbable que Birmania acceda a llegar a un gran consenso", comentó Kobsak, que instó a la comunidad internacional a "comprometerse completamente" para buscar una solución a la crisis birmana y no "esconderse" y "pasar el bulto" al bloque del Sudeste Asiático.

Por su parte, el académico Akkanut opinó que "a pesar de los visibles desacuerdos", la ASEAN alcanzará una serie de acuerdos.

"A pesar de tener enfoques bilaterales diferentes y de que algunos países jueguen el papel de policías malos, un acuerdo de mínimos con la ASEAN permitirá que la junta militar se muestre más dispuesta para interactuar con el bloque", indicó el experto.

Los militares justifican el golpe de Estado por un supuesto fraude en las elecciones del pasado noviembre, en las que ganó con una enorme ventaja el partido encabezado por Aung San Suu Kyi, bajo arresto domiciliario desde la intervención militar.

Noel Caballero