EFEPekín

El manifestante que apuñaló ayer a un policía durante las protestas por la nueva ley de seguridad nacional que China aprobó para Hong Kong fue detenido a bordo de un avión que estaba a punto de despegar con dirección a Reino Unido, informó hoy la prensa local.

Según fuentes policiales citadas por el diario South China Morning Post, el hombre, de 24 años, compró un billete tan solo dos horas después de apuñalar con un objeto punzante en el hombro a un agente que estaba llevando a cabo una detención, y finalmente fue detenido poco antes de que el avión cerrase sus puertas.

El pasajero, apellidado Wong, no estaba sentado en su asiento y no respondió a las llamadas de la tripulación por su nombre, por lo que policías de paisano tuvieron que registrar la aeronave hasta dar con él.

Se trataba de un vuelo de la compañía hongkonesa Cathay Pacific con destino a Reino Unido que iba a despegar poco antes de la medianoche hora local (16.00 GMT).

La prensa hongkonesa afirma que un familiar del hombre fue quien alertó a la Policía de que pretendía huir.

El agente al que apuñaló, uno de los siete policías que resultaron heridos durante las protestas de ayer, se encuentra estable tras ser hospitalizado.

South China Morning Post también informa hoy, citando a fuentes institucionales, de que tres agentes de aduanas han sido suspendidos de empleo tras figurar entre los al menos 370 detenidos durante la jornada del 1 de julio por participar en las manifestaciones, que no contaban con autorización policial para su celebración.

Desde que comenzaron las protestas en junio del año pasado, el Gobierno ha reclamado a los funcionarios en repetidas ocasiones que no participen en ellas al considerar que deben guardar neutralidad en asuntos políticos y que deben ser leales a la jefa del Ejecutivo, Carrie Lam.

A pesar de la prohibición policial, miles de personas participaron ayer en una protesta contra la ley de seguridad nacional, que entró en vigor en Hong Kong a última hora del martes.

Diez de los arrestados lo fueron por supuestamente infringir la nueva normativa, que establece penas de hasta cadena perpetua para delitos de "secesión, subversión contra el poder estatal (cargo habitualmente usado contra disidentes y críticos), actividades terroristas y confabulación con fuerzas extranjeras para poner en riesgo la seguridad nacional".

Los demás, como en el caso de los tres agentes de aduanas, fueron detenidos por otras infracciones como participación en manifestación ilegal, alteración del orden público o posesión de armas ofensivas.(vídeo)