EFEJohannesburgo

La Unión Africana (UA) llamó hoy a rebajar las crecientes tensiones entre Marruecos y el Sahara Occidental a causa del bloqueo en la franja de Guerguerat, un territorio fronterizo que ocupa Marruecos en la frontera con Mauritania.

A través de un comunicado emitido por el presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, en calidad de presidente de turno de la UA, el organismo regional africano reclamó a las partes una "vuelta a las negociaciones" y respetar los términos del Plan de Arreglo entre la Unión Africana y la ONU, que incluye tanto un alto el fuego como un referéndum de autodeterminación para el pueblo saharaui.

"El presidente Ramaphosa también llama al secretario general de las Naciones Unidas (António Guterres) a nombrar con urgencia a un enviado especial para el Sahara Occidental para abordar todas las causas subyacentes de las tensiones y ayudar a hallar una paz duradera en la región", señala el comunicado.

Esta escalada de tensión entre Marruecos y el Sahara Occidental comenzó con el bloqueo, hace tres semanas, del paso de Guerguerat (en el extremo sur del Sahara Occidental, fronterizo con Mauritania) por parte de simpatizantes del Frente Polisario.

Aunque los manifestantes saharauis que bloquean el paso no portan armas, tanto Marruecos como el Frente Polisario han movilizado tropas en la zona, una situación que podría poner en peligro el alto el fuego entre ambas partes, vigente desde 1991.

El pasado lunes, el Gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática advirtió en un comunicado que los civiles saharauis en Guerguerat "están frente al peligro de una inminente agresión militar perpetrada por militares marroquíes encubiertos de civiles", e hizo a la ONU responsable de lo que pueda suceder.

Marruecos, hasta el momento, ha mostrado un perfil bajo durante las tres semanas que dura el bloqueo, y ha optado por desviar hacia rutas marítimas el tráfico comercial con sus frutas y verduras destinadas al mercado mauritano.

Guterres mantuvo este miércoles una conversación con el ministro mauritano de Exteriores, Ismael Ould Cheikh Ahmed, en la que ambos expresaron su preocupación por la gravedad de la situación y por el peligro de que ésta desemboque en actos de violencia.