EFEBruselas

El Consejo de la Unión Europea (UE) dio luz verde este martes a la operación "Irini", la nueva misión naval comunitaria en el Mediterráneo que reforzará el cumplimiento del embargo de armas decretado por la ONU a Libia, informó la institución en un comunicado.

Este paso ha sido posible después de que los Veintisiete llegaran a un acuerdo sobre qué hacer con las personas que eventualmente los barcos de la misión rescaten en el mar, teniendo en cuenta que su misión principal no será combatir a las mafias migratorias sino centrarse en el embargo de armas a Libia.

La nueva operación militar, creada bajo la Política Común de Seguridad y Defensa, sustituirá a "Sofía", la misión que desde junio de 2015 patrullaba el Mediterráneo central para combatir principalmente el modelo de negocio de los traficantes de personas en plena oleada migratoria.

"Sofía" concluirá hoy su mandato e "Irini" ("paz", en griego) la relevará a partir de mañana, 1 de abril.

Su tarea fundamental será hacer cumplir el embargo de armas a Libia para contribuir a la paz en ese país a través de medios marítimos, aéreos y satelitales.

La misión podrá llevar a cabo inspecciones de embarcaciones en alta mar frente a la costa libia sospechosas de llevar armas o material relacionado, de acuerdo con la resolución 2292 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de 2016.

Como tareas secundarias, la misión EUNavfor Irini se encargará de vigilar y reunir información sobre exportaciones ilícitas de productos de petróleo, crudo y refinado, desde Libia, así como contribuir a crear capacidades y formar a la Guardia Costera y Marina libias, y ayudar a desmantelar la acción de los traficantes de seres humanos "reuniendo información y patrullando con aviones".

Liderará "Irini" el contraalmirante Fabio Agostini y su cuartel general se ubicará en Roma.

Su mandato inicial concluirá el 31 de marzo de 2021 y estará controlado por los Estados miembros a través del Comité Político y Seguridad de la UE y bajo la responsabilidad del alto representante comunitario para la Política Exterior, Josep Borrell.

"Sofía" contaba en la actualidad únicamente con medios aéreos al estar suspendida la participación de barcos por los desacuerdos entre los Estados miembros sobre el desembarco de las personas rescatadas en alta mar, y especialmente por las quejas de Italia, el país de la UE más próximo a su zona de actuación.