EFEBruselas

La Unión Europea (UE) aspira a mejorar la coordinación entre sus Estados miembros para afrontar la segunda oleada de la pandemia, mientras pide a los ciudadanos que comprendan la importancia de la disciplina social en un contexto generalizado en el que avanzan los contagios, las muertes y las restricciones.

"Nos hemos dado cuenta de que no podemos hacer frente a este problema solos. Tenemos que encontrar una solución a nivel de la Unión Europea. Necesitamos que la población comprenda y acepte las medidas que vamos a tomar", declaró el ministro de Sanidad de Alemania, Jens Spahn, cuyo país desempeña la presidencia de turno del Consejo de la UE.

Tras una conferencia telemática de los ministros europeos de Sanidad, ese fue el primer mensaje que trasladó en rueda de prensa el responsable de salud de Alemania, país que empezará a aplicar toque de queda y cerrará la hostelería a partir del próximo martes, con una incidencia acumulada de 182,1 casos, lejos aún de Bélgica (1.600), República Checa (1.512), Luxemburgo (999), Eslovenia (962), Francia (706) o España (508).

El ministro germano, como anfitrión de la reunión, señaló que mantener abiertas escuelas infantiles y de primaria es uno de los objetivos en esta segunda oleada, que en la última semana ha sumado 1.104.121 contagios en Europa, el equivalente a la población total de Bruselas.

"Eso quiere decir que tenemos que reducir mucho los contactos en otros ámbitos", dijo Spahn, quien agregó que en la reunión notó que existe "cohesión entre los ministros de Sanidad" de los Veintisiete.

Por su parte, la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides, subrayó que para "controlar las cifras de la pandemia" hay que hacer comprender a los ciudadanos "el papel activo que tienen cuando se respetan las medidas".

"Los ciudadanos aquí tienen un papel primordial", subrayó la comisaria europea, quien no tiene competencias en Sanidad sobre los Estados miembros.

Kyriakides subrayó, una vez más, la necesidad de que las capitales compartan datos con el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) para poder coordinar mejor el seguimiento y las restricciones de los viajes, petición a la que habrían accedido los ministros en la teleconferencia.

En ese sentido, la Comisión ensayará en noviembre un "proyecto piloto" similar a un formulario digital comunitario que espera permitirá "contar con un sistema europeo" común sobre viajes y el próximo día 11 Bruselas presentará una propuesta para dar un primer paso hacia una "unión sanitaria europea", con un mandato más fuerte para el ECDC.

LAS VACUNAS

Parte de la reunión ministerial europea, a puerta cerrada, se dedicó a debatir la futura estrategia de las vacunas en base a la propuesta de la Comisión, que pide identificar grupos de población prioritarios y anticipar las infraestructuras necesarias para distribuir las dosis.

"Tener una vacuna, 'per se', no va a resolver el problema. La vacunación lo resolverá", resumió Kyriakides, quien llamó a los países a procurar buscarse la confianza de los ciudadanos en ese sentido.

Preguntada por los posibles escenarios, buenos y malos, la comisaria dijo que "el peor caso posible es que no se encuentre una vacuna".

"Y el mejor que las pruebas clínicas den los resultados que esperamos en las próximas semanas o un par de meses, de modo que tengamos una vacuna o varias vacunas seguras durante el 2021", añadió.

EL FUTURO DE LA OMS

Los ministros también debatieron sobre la futura reforma de la Organización Mundial de la Salud (OMS), con el objetivo de que sea "más transparente y efectiva".

Fuentes europeas habían explicado antes de la cita que no habría una mención específica a China, señalado por algunos países como Estados Unidos, que ha anunciado que abandonará la OMS, por no haber dado a tiempo la voz de alarma sobre el Sars-CoV-2.

"No es un país, somos todos nosotros. Todo ciudadano del mundo espera transparencia de su Gobierno. No vamos a pedirle a China que sea más o menos transparente", dijeron las fuentes.

El ministro alemán explicó que la UE buscará aliados entre los países del G7 y del G20 para esa futura reforma, sin entrar en detalles sobre un debate aún con largo recorrido por delante.

Preguntado por la aparente falta de medidas concretas tras varias semanas de consejos europeos y reuniones de alto nivel para abordar la crisis de la covid, el ministro alemán se mostró pragmático ante las complicaciones para avanzar con mayor coordinación y celeridad en la UE.

"La Unión Europea no puede hacer mas de lo que le permiten los Estados miembros. Ya hemos visto lo difícil que es conseguir que los 27 Estados miembros tengan un marco común sobre los test que se exigen para viajar. También existen desafíos técnicos", dijo Spahn.

Javier Albisu