EFEBruselas

La Unión Europa (UE) celebró este martes la vuelta de Estados Unidos a la escena global de la mano del demócrata Joe Biden, con una cumbre bilateral en la que exhibieron su entendimiento para poner fin a su disputa comercial por el caso Airbus-Boeing y para ampliar su cooperación en otras muchas áreas.

"Usted ha vuelto a Bruselas y América ha vuelto a la escena global", indicó el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, al dar la bienvenida a Biden en la sede de esa institución.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, reconoció que los últimos cuatro años han sido "difíciles", coincidiendo con el mandato del republicano Donald Trump.

Biden destacó el interés de EE.UU. por tener una "gran relación" con la OTAN y la UE.

CAMBIO DE RUMBO EN COMERCIO FRENTE A CHINA

La cumbre entre la UE y EE.UU. se inició con el anuncio momentos antes de que las dos partes habían logrado llegar a un acuerdo sobre la disputa más larga en la Organización Mundial del Comercio (OMC), la de las ayudas públicas ilegales al constructor aeronáutico estadounidense Boeing y al europeo Airbus.

Ambos suspenderán sus aranceles compensatorios, valorados en hasta 11.500 millones de euros, durante cinco años mientras abordan juntos las prácticas no de mercado de partes terceras que puedan perjudicar sus sectores aeronáuticos civiles.

Se mostraron también dispuestos a intentar resolver en seis meses la cuestión de los aranceles estadounidenses del 25 % al acero y el 10 % al aluminio europeos impulsados por Trump, aprovechando el plazo en que la UE ha dejado en suspenso la imposición de contramedidas.

"Acordamos trabajar juntos para desafiar y contrarrestar las practicas no de mercado de China" y que dan a sus empresas "una competencia desleal", indicó Biden en un comunicado, ya que no compareció junto a Von der Leyen y Michel en la rueda de prensa que ofrecieron tras la cumbre al partir hacia Ginebra, donde mañana se reunirá con el presidente ruso, Vladímir Putin.

La UE y EE.UU., dijo, trabajarán para reflejar sus "altos estándares", incluyendo mediante la "colaboración en la inversión y transferencia de tecnología", una estrategia "que podemos construir para otros retos impuestos por el modelo económico de China".

En el comunicado conjunto, se comprometen a "consultar y cooperar estrechamente" sobre la relación "multifacética" que mantienen con Pekín, que incluye "elementos de cooperación, competencia y rivalidad sistémica", y coinciden en la preocupación por el trato de China a los derechos humanos.

VUELTA A LA COOPERACIÓN EN FOROS INTERNACIONALES

Por lo que respecta a la lucha contra el cambio climático, tan denostada por Trump, Biden y los europeos decidieron crear un grupo de alto nivel para reforzar su cooperación en ese ámbito y trabajar por el fin del deterioro de la biodiversidad.

También coincidieron en la necesidad de reformar la OMC y de progresar en una fiscalidad internacional equitativa, además de abogar por un orden internacional basado en reglas y la cooperación internacional.

INTENSIFICAR COOPERACIÓN EN TECNOLOGÍA

La UE y EE.UU. han decidido igualmente impulsar un Consejo de Comercio y Tecnología que les permita expandir el comercio y las inversiones pero también cómo evitar nuevas barreras técnicas injustificadas.

En ese foro esperan asimismo cooperar para sentar estándares en inteligencia artificial, ciberseguridad o tecnologías limpias.

Según dijo Von der Leyen, se dedicarán de manera "urgente" a intentar reequilibrar las cadenas de suministro mundiales de semiconductores y reforzar la capacidad para diseñar y producir los "más potentes y eficientes".

"Habrá por momentos temas más difíciles, más delicados, pero tendremos la voluntad política compartida para llegar a soluciones por el beneficio mutuo", concluyó Michel.