EFEBruselas

El Consejo de la Unión Europea (UE) decidió este jueves imponer las primeras sanciones a Bielorrusia relacionadas con la crisis de migrantes en su frontera, con la aprobación de medidas restrictivas a 17 personas y 11 entidades, entre ellas la aerolínea bielorrusa Belavia.

La UE aseguró en un comunicado que ha coordinado estas acciones con Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido.

Las sanciones afectan a miembros prominentes del poder judicial, incluido el Tribunal Supremo y el Comité de Control del Estado, así como a los medios de propaganda, que contribuyen a “que continúe la represión de la sociedad civil, la oposición democrática, los medios de comunicación independientes y los periodistas”.

Igualmente, van dirigidas a funcionarios de alto rango del régimen de Alexandr Lukashenko y a empresas como Belavia, operadores turísticos y hoteles que a juicio de los Veintisiete “han ayudado a incitar y organizar cruces fronterizos ilegales a través de Bielorrusia hacia la UE”, y que de esa manera “participaron en la instrumentalización de la migración con fines políticos”.

“La Unión Europea no tolerará la instrumentalización de seres humanos orquestada y motivada políticamente por el régimen de Lukashenko. Esta cínica estrategia de explotación de personas vulnerables es un intento abominable de desviar la atención del continuo desprecio del régimen por el derecho internacional, las libertades fundamentales y los derechos humanos en Bielorrusia”, declaró en la nota el alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

Esta es la quinta ronda de sanciones que la UE impone a Bielorrusia desde las últimas elecciones presidenciales, en las que volvió a imponerse Lukashenko y que motivó medidas restrictivas europeas por la ola de represión que le siguió.

El pasado 15 de noviembre los ministros de Exteriores comunitarios modificaron el marco legal respectivo, a fin de incluir en la lista negra no solo a personas y entidades relacionadas con esa represión sino también con el uso de migrantes en la frontera bielorrusa con Estados miembros como Polonia, Letonia y Lituania.

Actualmente, en total, las sanciones de la UE relacionadas con Bielorrusia se aplican a 183 personas y 26 entidades sujetas a una congelación de activos y a la prohibición de viajar o transitar por territorio comunitario.

Los actos jurídicos con las nuevas sanciones se han publicado hoy en el Diario Oficial de la UE.

El bloque comunitario recordó que está dispuesto a ofrecer un plan integral de apoyo económico si el país opta por una “transición democrática pacífica”, pero afirmó también que se dispondrá a “adoptar nuevas medidas, incluso contra otros agentes económicos, si la situación en Bielorrusia no mejora”.

En una declaración conjunta, la UE, Estados Unidos, el Reino Unido y Canadá afirmaron haber tomado “medidas coordinadas de sanciones" en respuesta a los “continuos ataques a los derechos humanos y las libertades fundamentales en Bielorrusia, el desprecio por las normas internacionales y los repetidos actos de represión”.

Volvieron a exigir a Lukashenko que deje “de forma inmediata y por completo” la “orquestación de la migración irregular a través de sus fronteras con la UE” y que “libere incondicionalmente y sin demora a sus casi 900 prisioneros políticos”.

Le instaron a “entablar rápidamente un diálogo político amplio y genuino” con representantes de la oposición democrática y la sociedad civil, facilitado por la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que lleve a “nuevas elecciones presidenciales libres y justas”.