EFEBruselas

La Unión Europea (UE) considera que las negociaciones para normalizar la relación entre Serbia y su exprovincia de Kosovo están de nuevo encauzadas, tras celebrar hoy una reunión telemática con los líderes de ambas partes que ha sido la primera desde noviembre de 2018.

"Estoy contento por decir que, tras la cumbre de París (del último viernes) y la reunión de hoy, el diálogo facilitado por la UE para una normalización integral de las relaciones entre Serbia y Kosovo va por el buen camino tras 20 meses", indicó el representante especial de la UE para el diálogo entre Serbia y Kosovo y otros asuntos de los Balcanes occidentales, Miroslav Lajcak.

En un mensaje difundido en vídeo, Lajcak explicó que tras el encuentro de hoy, en el que participó junto al alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell (desde Bruselas); al presidente serbio, Aleksandar Vucic (desde Belgrado), y al primer ministro kosovar, Avdulah Hoti (desde Pristina), se han "acordado los principales elementos del proceso".

También cerraron la agenda de la próxima reunión, que será presencial y se celebrará en Bruselas el próximo jueves, 16 de julio.

"Quiero agradecer a ambas partes su constructiva implicación hoy", concluyó Lajcak.

Antes de comenzar el encuentro, Borrell había pedido "coraje político" tanto a Kosovo como a Serbia para un "acuerdo de normalización integral, final y legalmente vinculante". Un pacto, según dijo, que aborde "todos los asuntos pendientes".

El alto representante considera un pacto "crucial para un futuro mejor del pueblo de Kosovo y Serbia", pero también "crucial para su perspectiva europea y para la seguridad y estabilidad de toda la región".

"Todo ello también es crucial para la UE", recalcó el jefe de la diplomacia comunitaria.

Para el político español, "la ausencia de una solución está obstaculizando el desarrollo de las dos partes".

"Sabemos que no es un proceso fácil. Nunca lo ha sido. Pero hay urgencia para trabajar hacia la paz y la prosperidad por el bien de nuestro futuro común", subrayó.

PRIMERA REUNIÓN DEL DIÁLOGO OFICIAL DESDE 2018

La negociación para normalizar las relaciones entre Kosovo y Serbia, en un proceso amparado por la UE, estaba paralizada desde que en noviembre de 2018 Pristina impuso el arancel del 100 % a la importación de productos serbios, en violación del acuerdo regional de libre comercio.

El Gobierno de Kosovo, no obstante, canceló posteriormente esas restricciones al comercio con Serbia.

El de hoy ha sido el primer encuentro en 20 meses, dentro del proceso auspiciado por Bruselas, si bien ya hubo un primer acercamiento el pasado viernes con la cumbre telemática organizada por el presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, con Vucic y Hoti, en la que también participó Borrell.

Desde el Servicio Europeo de Acción Exterior consideran esa cumbre una aportación a los esfuerzos que lleva a cabo la UE para que Serbia y Kosovo lleguen a un acuerdo.

La normalización entre las dos partes es un requisito exigido por la UE para que ambas avancen hacia la integración en la Unión.

La antigua provincia serbia de Kosovo proclamó su independencia en 2008. Belgrado no reconoce esa independencia, que ha sido reconocida por Estados Unidos y la mayoría de los socios europeos, aunque no por Rusia, China, España y la India, entre otros.

Fuentes comunitarias explicaron por su parte que la UE tiene un "interés principal en resolver" la cuestión de las relaciones entre Pristina y Belgrado y seguir adelante con un diálogo que ha estado paralizado meses, fundamentalmente por cuestiones políticas internas en Kosovo.

La UE onfía, además, en que el reconocimiento de Kosovo como país por parte de todos los Estados miembros de la Unión sea un "resultado del diálogo" cuando este haya logrado su objetivo de que las dos partes hayan normalizado sus relaciones.

"No tendrán motivo para no reconocerlo", teniendo en cuenta que algunos países lo que rechazan es la manera en que Kosovo se independizó, no la independencia en sí, opinaron las fuentes,.

En paralelo, el portavoz de Borrell Peter Stano informó a través de la red social Twitter que, tras un intercambio de cartas, el alto representante acordó con el presidente kosovar, Hashim Thaci, una extensión técnica por un año de la misión de la UE en ese territorio, EULEX Kosovo, debido a los contratiempos causados por la pandemia de coronavirus.

"La UE seguirá ayudando a las autoridades de Kosovo a establecer unas instituciones de Estado de derecho sostenibles e independientes", apuntó.