EFEWashington

Casi la mitad de la población de EE.UU. vivía este lunes en estados o ciudades que han decretado la cuarentena por coronavirus, mientras la Reserva Federal (Fed) anunciaba medidas extraordinarias y el Senado seguía inmerso en un tenso debate sobre cómo invertir un plan de estímulo de casi 2 billones de dólares.

Entretanto, el presidente estadounidense, Donald Trump, daba señales de impaciencia ante el derrumbe de los mercados e insinuaba que podría replantearse su recomendación de tomar medidas para aumentar la distancia social en todo el país.

CASI LA MITAD DE LOS ESTADOUNIDENSES, EN CUARENTENA

Seis estados -Michigan, Wisconsin, Massachusetts, Indiana, Oregon y Virginia Occidental- se sumaron este lunes a los otros ocho que han decretado en los últimos días el confinamiento obligatorio de los ciudadanos en sus viviendas, lo que afecta en total a unos 137 millones de personas, casi el 42 % de la población.

Esa proporción se eleva al 46 % si se le suman los más de 5 millones de habitantes de las localidades que han ordenado por su cuenta una cuarentena, como el condado de Dallas (Texas) y las ciudades de Filadelfia (Pensilvania), San Luis (Misuri) y Kansas City (Misuri).

No todas las cuarentenas han entrado en vigor, y algunas de las más recientes no se implementarán hasta el martes o miércoles, para dar tiempo a los residentes a prepararse para el confinamiento.

Las medidas coinciden con una aceleración de los contagios en Estados Unidos, donde más de 33.000 personas han contraído el nuevo coronavirus y al menos 400 han muerto, según los datos oficiales.

"Esta semana, las cosas se van a poner muy mal. Realmente tenemos que quedarnos en casa", dijo este lunes el director general de salud pública de EE.UU., Jerome Adams, a la cadena NBC News.

LA FED ACTÚA...

La crisis y su duro efecto en la economía motivaron un anuncio extraordinario de la Fed, que afirmó que adquirirá de forma ilimitada bonos del Tesoro y títulos respaldados por hipotecas para "mantener un funcionamiento normal de los mercados y una ejecución efectiva de la política monetaria".

La medida se interpretó en los mercados como una señal de que los banqueros centrales consideran esta crisis económica peor que la recesión de 2008, y quieren evitar que desemboque en una depresión como la de 1929.

...Y TRUMP SE PLANTEA DEJAR DE RECOMENDAR DISTANCIA SOCIAL

Las señales de alarma sobre la economía han comenzado a hacer mella en la Casa Blanca y Trump insinuó este lunes que se está planteando eliminar o suavizar su recomendación de que los estadounidenses eviten en la medida de lo posible todo contacto social.

"No podemos dejar que el remedio sea peor que el problema", tuiteó Trump a medianoche, repitiendo palabra por palabra el mensaje que había emitido dos horas antes uno de los presentadores de la cadena Fox News, Steve Hilton, cuyo programa es uno de los favoritos del presidente y a menudo influye en sus políticas.

Trump dijo que decidirá si hay que cambiar el rumbo una vez que acabe el periodo de 15 días al que afecta su recomendación, el próximo 30 de marzo.

El principal asesor económico de Trump, Larry Kudlow, opinó durante una entrevista con Fox News que "habrá que hacer algunos sacrificios difíciles" para evitar que las medidas para contener el avance del coronavirus repercutan en daños mayores a la economía.

Aunque el modelo de Gobierno estadounidense da mucha flexibilidad a los estados para imponer sus propias normas, un giro en la postura de la Casa Blanca podría ralentizar notablemente la respuesta al coronavirus y crear un escenario en el que algunos territorios impongan medidas severas mientras otros apenas actúan.

TENSIÓN EN EL SENADO

Por otro lado, en el Senado, los demócratas bloquearon el segundo intento de la mayoría republicana de someter a votación un paquete de casi 2 billones de dólares para aliviar el efecto en la economía del coronavirus, por considerar que el plan se centra demasiado en ayudar a las grandes empresas y no tanto a los trabajadores.

"El país no tiene tiempo para estos juegos políticos", se quejó el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, poco antes de que una votación de procedimiento sobre su proyecto fracasara al obtener solo 49 de los 60 síes que necesitaba.

El líder demócrata en el Senado, Charles Schumer, confió en poder llegar a un acuerdo para modificar el paquete de estímulo este mismo lunes, tras varias horas negociando posibles cambios con el secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin.

Lucía Leal