EFEAl Baguz (Siria)

Las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada liderada por kurdos, se encuentran estancadas por temor a la vida de los civiles atrapados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Al Baguz, su último reducto en Siria.

"Hasta ahora, nuestras fuerzas no avanzaron hacia el barrio Al Sheij Hamd por el interés de la vida de los civiles y para salvar a nuestros miembros capturados, además de los prisioneros sirios y extranjeros que tiene la organización y que fueron capturados durante su control", indicó a Efe un comandante militar de las FSD, Adnan Afrin.

El distrito de Al Sheij Hamd en el noreste de Al Baguz, ubicado en el este de Siria, es el último reducto de los yihadistas en esa pequeña área, emplazada en la ribera oriental del río Éufrates y muy cercana a la frontera iraquí.

Según la fuente, "la distancia entre las Fuerzas de Siria Democrática y los milicianos del EI no supera los 400 metros" y añadió que ayer solo tuvieron lugar combates esporádicos entre el EI con "armas ligeras" y las FSD, respaldadas por Washington.

En un recorrido para periodistas, en un convoy de diez vehículos hacia Al Baguz, las milicias kurdas tuvieron que cambiar el rumbo de la ruta por temor a ataques de las células durmientes del EI.

Escombros y vehículos quemados se esparcen entre pueblos vacíos, como Al Susa y Al Shaafa, donde el paisaje desolador solo muestra los hogares destrozados por la violencia de la ofensiva contra los yihadistas y que ha dejado centenares de civiles muertos en los últimos meses.

En las afueras del norte de Al Susa, las FSD y la coalición internacional liderada por Estados Unidos tiene establecido un campamento con quince jaimas.

Es el primer punto de llegada a través del cual se separan a los miembros sospechosos de pertenecer al EI, así como a los civiles, entre ellos mujeres y niños.

Este campamento es supervisado por combatientes del Consejo Militar de Manbech, que lucha en el paraguas de milicias de las FSD.

Uno de esos milicianos, que se identificó como Basem Abu Ibrahim, dijo a Efe que "desde la mitad de enero llegaron al campamento más de 25.000 personas y son militantes del Dáesh (acrónimo en árabe del EI) y sus familias".

La mayoría de ellos, según Ibrahim, son iraquíes, además de otros "de países del Golfo y de la antigua Unión Soviética".

La cifra de los civiles que continúan atrapados en Al Baguz no es posible de precisar, según Ibrahim.

Indicó que preguntaron ayer al último grupo de extremistas que llegó a ese campo sobre cuántas personas quedan en Al Baguz y en otras zonas.

Respondieron que "10.000 personas", mientras que Ibrahim aseguró que, según sus cifras, estarían atrapadas todavía "unas 5.000 personas".

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos indicó hoy que las FSD están presionando a más de 300 yihadistas extranjeros que se encuentran en Al Baguz para que se rindan, aunque los extremistas rechazan hacerlo.

Desde ayer prosiguen las negociaciones para un posible acuerdo de rendición del EI.

La liberación de diez prisioneros, que se llevó a cabo hoy, de 10 miembros de las FSD que fueron capturados por el EI era una de las peticiones para el pacto, aunque se desconocen más detalles sobre el proceso, indicó la ONG, que difundió un vídeo de la llegada de los milicianos y el recibimiento de sus familias.

Además, las FSD organizaron hoy un encuentro entre los responsables de la región, de los consejos y de instituciones militares, con el objetivo de discutir la fase final de la ofensiva y sobre la estrategia posterior a la "derrota militar del califato", que proclamó el EI sobre Irak y Siria en junio de 2014.

Allí destacaron que la lucha contra el EI "terminará definitivamente" una vez que los extremistas liberen a los prisioneros y civiles que tienen retenidos.

Otra de las cuestiones que salió hoy a relucir es el destino de los yihadistas extranjeros detenidos por las FSD en campos en el este de Siria.

El presidente estadounidense, Donald Trump, pidió hoy al Reino Unido, Alemania, Francia y otros aliados europeos que se hagan cargo de más de 800 combatientes del EI capturados por las tropas norteamericanas en Siria y los juzguen, pues si no se hacen cargo de ellos, los soldados estadounidenses se verán "obligados" a liberarlos, advirtió.