EFEYamena

Líderes internacionales, entre ellos el presidente de Francia, Emmanuel Macron, dieron hoy su último adiós en un funeral de Estado al fallecido presidente chadiano, Idriss Déby, y prometieron apoyar a Chad para garantizar la estabilidad de un país clave en la lucha antiterrorista en la región del Sahel.

Las exequias se desarrollaron en la Plaza de la Nación de la capital chadiana, Yamena, donde se instalaron carpas para acoger a los invitados y ondeaban banderas del país africano a media asta, entre fuertes medidas de seguridad.

El féretro de Déby, cubierto por la enseña nacional, llegó a la plaza en torno a las 10.20 hora local (09.20 GMT) en un vehículo militar y escoltado por policías motorizados, entre el llanto de varias mujeres y hombres presentes en la ceremonia.

A hombros de varios soldados, el féretro fue colocado en una mesa bajo una carpa y sobre él depositaron una sable y la gorra de militar de Deby, fallecido el pasado día 19 a los 68 años en combates contra grupos rebeldes que habían penetrado en territorio del Chad.

Enfrente y bajo otra carpa observaba la ceremonia su hijo, Mahamat Idriss Déby, de 37 años, vestido de uniforme militar, mascarilla anticovid y que ha asumido la dirección del Consejo Militar de Transición (CMT), lo que le convierte en el nuevo "hombre fuerte" del país.

El CMT ha asumido el poder durante los próximos 18 meses con la promesa de celebrar elecciones en Chad.

El nuevo dirigente chadiano prometió "permanecer fiel a la memoria" de su padre -que tenía el grado de mariscal- y se comprometió a seguir el legado de "diálogo, perdón, paz, unidad" por el que el difunto era "admirado".

FRANCIA, LA UE Y LA UA REAFIRMAN SU APOYO A CHAD

Al lado de Mahamat Idris Déby se sentó el presidente francés, quien llegó ayer, jueves, a Yamena para despedir al fallecido mandatario, aliado crucial de Occidente -especialmente de Francia- en la lucha contra el terrorismo yihadista en la región del Sahel.

"Francia nunca permitirá que nadie cuestione (...) y amenace, ni hoy ni mañana, la estabilidad e integridad de Chad", subrayó Macron en un discurso de homenaje a Déby.

"Francia también estará allí para hacer realidad, sin demora, la promesa de un Chad pacífico", insistió Macron, al añadir que "la transición tendrá este papel que jugar: estabilidad, inclusión, diálogo, transición democrática".

También asistió al acto el Alto Representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, quien recordó "el importante papel del presidente Déby en la lucha contra el terrorismo y a favor de la estabilidad de Chad y el G5 Sahel", coalición militar integrada por Mali, Burkina Faso, Níger, Mauritania y Chad para luchar contra los yihadistas en la región.

"La UE reafirma su compromiso junto con el G5 Sahel y Chad", remarcó Borrell en su cuenta de la red social Twitter, al abogar por "una rápida conclusión de la transición" y garantizar "a los chadianos nuestro apoyo".

Igualmente acudieron a las exequias fúnebres en torno a una decena de jefes de Estado y Gobierno de África, entre ellos el presidente de la República Democrática del Congo (RDC), Félix Tshisekedi, actual presidente de turno de la Unión Africana (UA).

En su alocución de tributo, Tshisekedi destacó que "África tuvo en la persona del presidente Déby un defensor de sus intereses".

El mandatario congoleño prometió el respaldo de la UA a una transición pacífica, democrática e inclusiva en Chad.

"MARISCAL DE CHAD, AHORA TE HAS IDO"

La familia de Déby también participó en los parlamentos y destacaron por su emoción las palabras de su viuda, Hinda Déby.

"Mariscal de Chad, ahora te has ido. ¡Adiós ! Estarás en nuestros corazones. (...) La vida ha decidido tu partida y debo despedirme de ti. El pueblo chadiano te ha amado y te ha devuelto a Dios", dijo la ex primera dama, quien no pudo contener las lágrimas.

Tras las exequias en la Plaza de la Nación, que duraron unas dos horas y media, un imán dirigió una última oración fúnebre en la Gran Mezquita de Yamena en honor del difunto, de cuerpo presente en el templo.

Está previsto que sus restos sean trasladados en avión a Amdjarass, localidad próxima a su pueblo natal de Berdoba, a más de 1.000 kilómetros de Yamena, cerca de la frontera con Sudán, donde recibirá sepultura en las más estricta intimidad familiar.

El Ejército chadiano confirmó el día 20 la muerte de Déby en combates contra el rebelde Frente para el Cambio y Concordia en Chad (FACT), cuyas fuerzas irrumpieron el pasado día 11 en Chad desde sus bases en la vecina Libia.

El líder chadiano perdió la vida por herida de bala el mismo día en que laa Comisión Electoral le había proclamado ganador de las elecciones presidenciales del pasado 11 de abril, triunfo que le permitía iniciar un sexto mandato.

El día 20, el CMT anunció la derogación de la Constitución, así la disolución del Gobierno y el Parlamento y declaró un duelo nacional de catorce días, aunque partidos políticos y sindicatos han rechazado la toma del poder por los militares.

Idriss Déby dirigía Chad con mano de hierro desde hacía treinta años, tras derrocar en 1991 mediante un golpe de Estado al dictador Hissène Habré.