EFEEreván

Los armenios dieron este domingo una segunda oportunidad al primer ministro en funciones, Nikol Pashinián, y con su voto en las elecciones parlamentarias anticipadas demostraron que aún confían en su líder, pese a la derrota del país en la reciente guerra de Nagorno Karabaj.

"El pueblo de Armenia ha hablado y ha tomado una decisión clara (...) Ha pasado lo que tenía que pasar. Ha ganado el ciudadano", dijo Pashinián al intervenir ante sus seguidores y correligionarios poco después de conocer los primeros resultados de los comicios.

AMPLIA VICTORIA DEL PACTO CÍVICO

Los primeros datos ofrecidos por la Comisión Electoral Central (CEC) de Armenia dan la victoria al partido del político liberal, Pacto Cívico, que ha obtenido un 58,19 % de los votos tras el escrutinio de las papeletas de 798 de los 2.008 colegios electorales.

En el segundo lugar se sitúa el bloque Armenia del expresidente y principal rival de Pashinián, el conservador Robert Kocharián, que ha recibido el respaldo de un 18,71 % de los electores.

Durante su alocución, el líder armenio dio las gracias a todos los habitantes de Armenia y aseguró que "ha llegado el momento para restaurar la concordia" en el país.

OTROS PARTIDOS

Según el resultado de la votación, el partido Armenia Próspera con un 4,78 % de los votos, quedaría fuera del Parlamento.

Tampoco accedería a la cámara el bloque Tengo el Honor del exmandatario Serge Sargsián, que recibió el respaldo de un 5,36 % de los votantes, al no superar el umbral del 7 % fijado para las coaliciones.

De esa manera, el nuevo Parlamento armenio, elegido por un lustro, quedaría conformado por solo dos partidos, uno menos que ahora, cuando aparte del partido gubernamental había también dos partidos de moderada oposición, Armenia Próspera y Armenia Luminosa.

INESPERADA PARTICIPACIÓN

La participación en los comicios de hoy alcanzó el 49,4 % y fue mayor que en las elecciones parlamentarias anticipadas de 2018, que legitimaron la llegada de Pashinián al poder tras una revolución pacífica celebrada meses antes.

La jornada estuvo protagonizada por colas que se formaron en muchos colegios electorales, pese a los pronósticos que auguraban una alta abstención debido a la decepción de los ciudadanos con los políticos y la incertidumbre reinante en el país tras la derrota frente a Azerbaiyán en la guerra de Nagorno Karabaj en otoño pasado.

Con todo, la ley electoral armenia no prevé un umbral de participación para que los comicios sean declarados válidos.

La victoria del partido de Pashinián que le otorgan los resultados preliminares se produce en contra de los pronósticos realizados a partir de las encuestas de intención de voto, que situaban al bloque Armenia de Kocharián como el ganador -con estrecho margen- de los comicios.

Si los resultados definitivos confirman las primeras estimaciones, la fuerza de Pashinián volverá a controlar el hemiciclo y no se verá obligado a forjar alianzas con otros partidos.

INCIDENCIAS

La Policía informó de 141 incidencias durante la jornada de votación que están siendo investigadas pero subrayó que los comicios se llevaron a cabo en un ambiente de calma.

De esos incidentes, cerca de medio centenar pueden dar lugar a un castigo penal por delitos como la obstrucción a la votación o intento de compra de votos, informaron las fuerzas del orden.

TEMOR A PROTESTAS

Muchos armenios se encuentran ahora a la espera de la reacción del bloque de Kocharián a la victoria del Pacto Cívico y temen nuevas protestas y una mayor polarización de la sociedad.

"La crisis que vive ahora Armenia es demasiado profunda para quedar solucionada tan solo con unas elecciones", dijo a Efe el analista Boris Navasardyan.

Al mismo tiempo, el experto agregó que si los resultados de los comicios son aceptados por la sociedad, estos comicios podrían marcar el inicio de un "camino hacia la estabilización".

Tanto Pashinián, como Kocharián tienen previsto celebrar este lunes sendas concentraciones en el centro de Ereván, de las que depende, en gran medida, el desarrollo postelectoral de los acontecimientos en el país caucasiano.

Anush Janbabian