EFEAdís Abeba

Los ataques aéreos en Mekele, capital de la región norteña de Tigray -en conflicto con el Gobierno federal de Etiopía desde hace once meses-, impidieron este viernes el aterrizaje de un avión con ayuda humanitaria de Naciones Unidas en la ciudad, informó dicha organización internacional.

"Hoy, un vuelo humanitario de la ONU en Etiopía con destino a Mekele en Tigray se vio obligado a regresar a Adis Abeba debido a los ataques aéreos en Mekele", declaró en un comunicado a última hora de ayer el secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas y Coordinador de la Ayuda de Emergencia, Martin Griffiths.

"La ONU no había recibido ningún aviso previo de los ataques a Mekele y había recibido las autorizaciones necesarias para el vuelo", agregó.

Griffiths reiteró su preocupación por el empeoramiento de la situación de los civiles y señaló que deben tomarse todas las precauciones para protegerlos.

Asimismo, señaló que a pesar de que las Naciones Unidas y las organizaciones no gubernamentales están haciendo "todo lo posible" por seguir prestando asistencia a millones de persona en las regiones de Tigray, Amhara y Afar, "la dinámica del conflicto lo hace cada vez más difícil".

Este viernes, la Fuerza Aérea etíope bombardeó por quinta vez en una semana la ciudad de Mekele con el objetivo -según el Ejecutivo etíope- de destruir una base militar usada por el Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF).

Sin embargo, una televisión local, Tigray TV, con sede en Mekele y operada por el TPLF, informó de que las tropas etíopes en realidad bombardearon el campus principal de la Universidad de Mekele, hiriendo al menos a once civiles.

El pasado lunes, la ciudad fue bombardeada por el Gobierno etíope por primera vez y en dos rondas de ataques aéreos, matando a al menos tres niños, según la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), y fue golpeada desde el aire nuevamente el miércoles, jueves y viernes.

Los portavoces del Gobierno de Etiopía han asegurado en varias ocasiones que la Fuerza Aérea ha dirigido sus ataques únicamente contra instalaciones utilizadas por el TPLF con propósitos militares: almacenes de armas y centros de entrenamiento.

Pero el portavoz del TPLF, Getachew Reda, afirmó que el Ejército atacó el pasado miércoles desde el aire un barrio residencial de Mekele, hiriendo a civiles y dañando propiedades.

La guerra entre Tigray y el Ejecutivo central etíope se desató el pasado 4 de noviembre, cuando el primer ministro, Abiy Ahmed, lanzó una ofensiva contra el TPLF en represalia por un ataque contra una base militar federal y después de una escalada de tensiones políticas.

Desde entonces miles de personas han muerto, unos dos millones se han visto desplazadas internamente en Tigray y al menos 75.000 etíopes han huido al vecino Sudán, según datos oficiales.

Además, casi siete millones de personas afrontan una "crisis de hambre" en el norte de Etiopía por la guerra, según advirtió el pasado mes el Programa Mundial de Alimentos de la ONU.