EFELondres/Edimburgo

Los primeros resultados confirmados de los comicios municipales y regionales en el Reino Unido han puesto contra las cuerdas en Inglaterra al Partido Laborista, donde los conservadores ganan terreno, y apuntan a una victoria de los nacionalistas en Escocia.

Tras un intenso "superjueves" electoral, percibido como un termómetro fiable con el que medir los afectos políticos de la ciudadanía, prosiguió hoy con lentitud el recuento de votos, aunque se espera que el escrutinio no se complete hasta este fin de semana.

A juzgar por los datos que ya se conocen, todo apunta a que los "tories" han arrebatado un terreno sustancial a los laboristas en Inglaterra, en el primer gran examen al que se expone la dirección de Keir Starmer.

El primer gran mazazo llegó con el rotundo triunfo conservador obtenido en la elección parcial de Hartlepool (noreste inglés), donde se elegía candidato para reemplazar a un diputado nacional y donde se ha puesto fin a 57 años de dominio laborista.

a conservadora Jill Mortimer se impuso cómodamente en esa circunscripción con 15.529 votos -un 51,88 %-, con 6.940 papeletas de ventaja sobre el aspirante laborista Paul Williams.

Se trata, además, de la primera vez en la historia que una mujer es escogida para ocupar el escaño de Hartlepool, que pese a ser un bastión laborista votó masivamente a favor del Brexit en 2016.

ESTUPOR EN LA IZQUIERDA

Esa fuerte derrota activó desde primera hora las alarmas en el seno laborista. Sucesivas decepciones, como la que sufrieron en la alcaldía de Tees Valley -otro de sus antiguos bastiones electorales que formaban el llamado "Muro Rojo"-, hicieron apuntar todas las miradas hacia su líder.

"Hemos perdido la confianza de los trabajadores". Con esa frase lapidaria Starmer reaccionó a los pésimos resultados que se fueron anunciando a lo largo de la jornada.

En declaraciones a la BBC, Starmer asumió "toda la responsabilidad" por los comicios y aseguró que hará "todo lo que sea necesario para arreglar" la situación del partido.

"Me hago responsable de recomponer las cosas", puntualizo el líder laborista, que avanzó que "en los próximos días" anunciará los "cambios" que considera necesarios.

Starmer sucedió en abril de 2020 al frente de la formación a Jeremy Corbyn tras la debacle electoral de diciembre de 2019, unas generales en las que el laborismo cosechó su peor derrota en casi un siglo y que permitieron al primer ministro conservador Boris Johnson gobernar con una amplia mayoría absoluta.

En cambio, el primer ministro, Boris Johnson, describió estos resultados como "muy alentadores" y comentó que se deben a que su Ejecutivo se ha centrado en las "prioridades de los ciudadanos" y en que han sabido "dar la vuelta a la pandemia".

EL SNP LIDERA EL RECUENTO EN ESCOCIA

El recuento en Escocia, que empezó hoy hacia las 08.00 GMT, avanza con lentitud y se espera que los resultados definitivos de los 129 escaños que componen el Parlamento de Edimburgo (regional) se conozcan el sábado por la noche.

De estos 129 escaños, 73 -elegidos por mayoría simple- corresponden a las circunscripciones, mientras que los otros 56 - por el sistema proporcional- proceden de las listas regionales.

Se espera que más de 40 de los 73 escaños de las circunscripciones se conozcan este viernes, pero habrá que esperar al sábado para obtener los resultados de los regionales.

Con 33 mesas escrutadas, el SNP obtiene 29 escaños, seguido de los liberaldemócratas con 3 y los conservadores con 1, tendencia que, de continuar, puede llevar a los nacionalistas a formar otra vez gobierno, si bien no está claro que saquen la mayoría absoluta.

LONDRES SIGUE CON ATENCIÓN LOS RESULTADOS ESCOCESES

Estos resultados son seguidos con atención por el Ejecutivo británico de Boris Johnson a raíz de la promesa electoral de la líder del SNP, Nicola Sturgeon, de celebrar un nuevo plebiscito de independencia una vez que Escocia supere la crisis de la covid-19.

Las primeras mesas escrutadas otorgan una victoria al SNP, formación que hasta el momento no ha perdido ninguna de las circunscripciones que tenía en la anterior legislatura y que, incluso, ha conseguido arrebatar una -East Lothian- al Partido Laborista escocés y otra -Ayr- a los conservadores.

No obstante, los "tories" incrementaron el número de votos en al menos cuatro circunscripciones frente a la anterior cita electoral, lo que sugiere votos tácticos para frenar el avance de los nacionalistas.

Patricia Rodríguez y Viviana García