EFEBerlín

Los presidentes de los dos partidos del bloque de la canciller alemana, Angela Merkel, el cristianodemócrata Armin Laschet y el socialcristiano bávaro Markus Söder, confirmaron hoy su disposición a encabezar la candidatura conservadora en las próximas elecciones, decisión que esperan se resuelva cuanto antes.

En una rueda de prensa posterior a una reunión de la cúpula del grupo parlamentario conservador, Laschet presidente de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, dijo haber mantenido antes del día de hoy una "larga conversación" con Söder, en la que ambos expresaron su disposición a concurrir a la Cancillería.

Agregó que ambos acordaron que hace falta una solución "pronta y rápida".

"El proceso es claro, la disposición de ambos está encima de la mesa, la misión también está encima de la mesa" y mañana continuará el debate en los órganos de los partidos, dijo, al tiempo que precisó que no se ha establecido "un quórum respecto a cuán elevado debe ser el voto" para elegir al candidato definitivo.

Söder, líder de la Unión Socialcristiana (CSU), partido hermanado de la CDU en Baviera, coincidió en que en su "larga y abierta" conversación con Laschet quedó reflejado el deseo de ambos de que se llegue "en breve, mejor antes que después, a una solución común" en los que respecta a la candidatura a la Cancillería.

La conversación "no fue concluyente", dijo, y agregó que lo que está claro es que ambos están "capacitados" y están "dispuestos" a encabezar la candidatura conservadora.

Subrayó que lo importante no son las "ambiciones" de cada uno, sino el bien de la unión conservadora y de Alemania y en ese sentido se remitió a unas declaraciones de Laschet según las cuales debe ser candidato "el que tenga las mejores opciones" de ganar las elecciones.

Afirmó que estaá dispuesto a presentar su candidatura y asumirá esta responsabilidad "si la CDU, como hermana mayor, lo apoya ampliamente", de la misma manera, dijo, que la CSU aceptará si la decisión es otra.

"Al final de este proceso lo que no queremos es división, sino cohesión, y documentar así también el deseo de conducir a Alemania también después de septiembre hacia un buen futuro", resumió.

SÖDER, EL MÁS POPULAR, MUY POR DELANTE DE LASCHET

Respecto a las recientes encuestas, según las cuales el bloque conservador pierde considerablemente en apoyos respecto a los comicios de 2017, Söder reconoció que "hay un notable margen hacia arriba" en los cinco meses que restan hasta las elecciones.

"Nuestro objetivo debe ser el de ser los primeros. Nuestro adversario está claramente definido en esta concurrencia por el puesto número uno y la Cancillería: los verdes", dijo.

Según el sondeo más reciente de la televisión pública ZDF, considerado el barómetro político más fiable del país, el bloque conservador recibiría el 28 % de los votos de celebrarse ahora elecciones generales -frente al 32,9 % en los comicios de septiembre de 2017-, mientras que los verdes lograrían el 23 % de apoyos (8,9 %).

Los socialdemócratas sumarían el 15 % (20,5 %); los liberales, un 9 % (10,7 %); la Izquierda, un 7 % (9,2 %); y la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), un 12 % (12,6 %).

En tanto, la misma encuesta, realizada por el instituto demoscópico Forschungsgruppe Wahlen para ZDF entre el 23 y el 25 de marzo, revela que el 56 % de los encuestados considera que Söder es el candidato más idóneo a la Cancillería, seguido del socialdemócrata Olaf Scholz (39 %) y los verdes Robert Habeck (28 %) y Annalena Baerbock (25 %), mientras sólo el 23 % considera apto a Laschet. EFE

egw/amg