EFEIslamabad

Los diputados electos del Parlamento paquistaní tomaron hoy posesión de sus escaños en la primera sesión de la Asamblea Nacional tras las elecciones legislativas del 25 de julio, en las que se impuso el partido Pakistán Tehreek-i-Insaf (PTI) de Imran Khan.

Dos semanas y media después de los comicios, 329 de los 342 diputados que integran la cámara baja del Parlamento paquistaní juraron sus cargos de forma colectiva en una ceremonia retransmitida por las televisiones nacionales.

Los 13 escaños restantes serán adjudicados en elecciones parciales dado que algunos diputados ganaron en varias circunscripciones o cuando se resuelvan litigios aún pendientes.

Tras el juramento y la firma de las actas por parte de cada diputado la sesión se pospuso hasta el miércoles, cuando serán elegidos el presidente y el vicepresidente del Parlamento.

En las dos jornadas siguientes, el Parlamento elegirá al primer ministro, que jurará el cargo el sábado en el Palacio Presidencial.

Khan se perfila como el nuevo primer ministro del país asiático tras lograr su partido 158 escaños, 116 de ellos obtenidos en la votación, a los que se sumaron 28 de los 60 reservados para mujeres, cinco de minorías religiosas y nueve de candidatos independientes.

Para alcanzar los 172 que aseguran una mayoría en el Parlamento, el PTI ha formado una coalición con el Muttahida Qaumi Movement (MQM) y otros partidos minoritarios.

La Liga Musulmana de Pakistán (PML-N) del ex primer ministro encarcelado Nawaz Sharif obtuvo 82 escaños, 64 de ellos directos de las elecciones, 16 mujeres y dos de minorías.

El Partido Popular de Pakistán (PPP), presidido por Bilawal Bhutto -hijo de la asesinada ex primera ministra Benazir Bhutto-, logró 53 escaños.

Los comicios han estado plagados de denuncias de fraude, con un resultado cuyo anuncio que se retrasó más de dos días y acusaciones de varios partidos de que sus representantes fueron expulsados de colegios electorales durante el recuento de votos.

Durante la tensa campaña electoral, partidos y grupos de derechos humanos denunciaron presiones por parte de "los poderes establecidos" (alusión a los militares) sobre la prensa y algunos candidatos para favorecer al PTI.

Esta es la segunda vez en la historia del país en que un Gobierno acaba un mandato electoral completo y da paso a uno nuevo.

Pakistán ha sido gobernado por dictaduras militares la mitad de sus 71 años de historia.