EFESofía

Centenares de propietarios de restaurantes y bares de Bulgaria se han congregado este miércoles frente a la sede del Gobierno en Sofia para protestar por el largo cierre de sus locales y amenazan con ignorar la medida.

Todo el sector de la gastronomía, incluidos los bares, están cerrados desde finales de noviembre para frenar la propagación del coronavirus y ayer, martes, el ministro de Sanidad, Kostadin Angelov, anunció que la posible fecha para una reapertura, siempre bajo estrictas restricciones y medidas sanitarias, no será antes del 1 de marzo.

La decisión fue rechazada inmediatamente por las organizaciones que representan al sector.

"Vamos hacia una desobediencia civil el 1 de febrero, cuando abriremos los restaurantes y los bares manteniendo al mismo tiempo todas las medidas higiénicas y sanitarias. ¿Nos van a arrestar? ¿Van a disparar contra nosotros?", dijo a Efe Richard Alibegov, de la asociación de locales de alimentación y ocio.

"No podrán confiscar nada a personas que lo han perdido todo después de meses de no trabajar", agregó el representante mientras participaba en la manifestación, que transcurría bajo el lema "Marcha hacia la libertad".

Alibegov denunció también que las ayudas prometidas por el Gobierno no han llegado aún a las empresas que han presentado las correspondientes solicitudes en noviembre.

Los manifestantes (entre dos y tres mil) exigen la dimisión del ministro de Sanidad, que esta mañana calificó su protesta como "una pelea callejera en que el primero que golpea es el que ya no tiene más argumentos".

Bulgaria, con casi 7 millones de habitantes, contabilizó en las últimas 24 horas 827 nuevos contagios por coronavirus y 36 muertes de covid-19.

Desde el inicio de la pandemia en marzo de 2019, ha registrado 216.416 infecciones y 8.916 fallecimientos. (foto)(vídeo)