EFEWashington

Tras la ofensiva turca del mes pasado en Siria, la autoproclamada administración autónoma kurda del país árabe busca apoyos en Washington y su líder, Ilham Ahmed, se ha entrevistado esta semana con funcionarios del Departamento de Estado, explicó hoy ella misma a Efe.

"Me he entrevistado con el embajador (James) Jeffrey", dijo Ahmed, presidenta del comité ejecutivo del Consejo de Siria Democrática (CSD), el brazo político de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada liderada por los kurdos, que fue blanco de la ofensiva iniciada por Turquía el pasado 9 de octubre.

Ahmed señaló que durante su encuentro con el enviado de EE.UU. para Siria, James Jeffrey, le trasladó la idea de que en el noreste de Siria hay una "administración democrática" que ha sido objetivo de los turcos.

En su afán por buscar apoyos en la capital estadounidense la dirigente kurdo-siria participó este miércoles en una conferencia en uno de los edificios del Senado de EE.UU., organizada por el centro de pensamiento The Washington Kurdish Institute.

Durante su intervención, Ahmed denunció que "facciones islámicas radicales aliadas de Turquía han cometido abusos contra los derechos humanos de la población de la (autoproclamada) administración autónoma" del norte de Siria.

La dirigente del CSD lamentó que el respaldo de EE.UU. y de la comunidad internacional haya sido únicamente militar: "Nunca nos han visto como una entidad política que aplica la democracia".

En el evento también tomaron parte los senadores estadounidenses Chris Van Hollen (demócrata), Marsha Blackburn (republicana) y Mark Warner (demócrata).

Los legisladores criticaron la decisión del Gobierno del presidente Donald Trump de abandonar a sus aliados, las FSD, con la retirada de tropas que dio vía libre a la ofensiva del mes pasado por parte de Turquía, que acabó con un alto el fuego auspiciado por Washington.

"La decisión del presidente de retirar las tropas de Siria allanó el camino para la invasión de Turquía", recordó Van Hollen, quien subrayó que Trump anunció el repliegue de los soldados tras una conversación telefónica con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan.

El senador destacó que, como consecuencia del debilitamiento de las FSD, el grupo terrorista Estado Islámico (EI) ha activado algunas de sus células durmientes para llevar a cabo ataques contra estas milicias.

Y es que, "aunque hemos derrotado al EI físicamente, el EI continúa vivo ideológicamente. Por ello debemos estar junto a nuestros aliados", indicó Van Hollen, quien hizo un llamamiento para que se aprueben nuevas sanciones contra Turquía por el ataque en el norte de Siria.

Blackburn, por su parte, se mostró también partidaria de imponer sanciones a Turquía.

"Es importante que tanto Rusia como Turquía sepan que estamos vigilantes y que sus acciones son inaceptables", sentenció la senadora, que expresó su inquietud por el paradero de los prisioneros del EI que estaban en manos de las FSD y que se han escapado durante la ofensiva turca en Siria.

Asimismo, Warner advirtió de que la decisión de Trump de retirar las tropas de Siria van en contra de los intereses nacionales de EE.UU.: "La resolución del presidente de abandonar a nuestros aliados dañará la política de Estados Unidos en la región en las próximas décadas".

En ese sentido, se mostró favorable de impulsar una legislación que garantice la protección de los aliados de EE.UU. en Siria para garantizarles visados en territorio estadounidense para ellos y sus familias, como ha ocurrido en el pasado con traductores iraquíes y afganos que trabajaron para el ejército estadounidense. EFE

ssa/hma/cav