EFEBruselas

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) abordarán en su Consejo de mañana sanciones a empresas que consideran que han incumplido el embargo de armas a Libia y también a bielorrusos responsables del fraude electoral y la represión en el país, así como las tensiones con Turquía.

El pasado viernes, los Veintisiete no lograron alcanzar un acuerdo político sobre las sanciones a Bielorrusia, en una reunión de sus embajadores, a causa del bloqueo que impuso Chipre, según indicaron a Efe fuentes comunitarias y diplomáticas.

Los ministros retomarán mañana las discusiones sobre el asunto, aunque no está claro que vaya a levantar su veto Chipre, que reclama por su parte más firmeza contra Turquía por sus prospecciones de hidrocarburos en aguas de su zona económica exclusiva.

La UE no ha reconocido la victoria que proclamó el actual presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, en las elecciones presidenciales del pasado 9 de agosto, unos resultados tildados de fraude por la oposición y que desde entonces han motivado protestas masivas en las calles que han sido reprimidas con dureza por las fuerzas de seguridad bielorrusas.

Antes de comenzar el Consejo, los ministros comunitarios se entrevistarán de manera informal con la líder de la oposición bielorrusa en el exilio, Svetlana Tijanóvskaya -que ese mismo día ha sido invitada a visitar la Eurocámara-, un encuentro con el que esperan enriquecer su debate sobre la situación en la república exsoviética.

La UE lleva preparando semanas las medidas restrictivas, que ha asegurado que va a tomar, aunque por el momento la lista de personas que serán sancionadas, unas 40, según fuentes comunitarias, no ha recibido luz verde.

TENSIÓN CON TURQUÍA

La postura de Chipre sobre las sanciones a Bielorrusia enlaza con otro asunto que abordarán los ministros, aunque de manera más breve al ser introducido en la agenda como un punto informativo por el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell: las tensiones con Turquía por sus prospecciones de hidrocarburos en el Mediterráneo oriental, que la Unión ve ilegales.

Ankara las lleva a cabo en aguas de soberanía o que se solapan con las zonas económicas exclusivas de Grecia y Chipre.

Pese a la disposición expresada por la UE de sancionar a Turquía por su comportamiento, actualmente esa expectativa se ha enfriado teniendo en cuenta los esfuerzos diplomáticos en curso para acercar posturas, también por parte del Gobierno alemán.

El asunto será uno de los principales temas que tratarán de hecho los líderes comunitarios en su cumbre extraordinaria del jueves y el viernes, en la que se espera que mantengan una discusión en profundidad sobre el futuro de las relaciones con Turquía y cómo mejorarlas.

"Ahora estamos en una situación más tranquila, aunque no satisfactoria", reconocieron fuentes comunitarias sobre la situación en el este del Mediterráneo, a la vez que recordaron que el buque turco de investigación sísmica "Oruç Reis" regresó hace unos días al puerto de origen de Antalya desde una de las zonas marítimas en disputa, algo que Grecia celebró como "paso positivo".

Las fuentes insistieron en la importancia estratégica de un socio como Turquía, que además es país candidato a la adhesión, pero también en que debe modificar su conducta.

En todo caso, consideraron que por el momento pueden continuar hablando con Turquía sin recurrir a la "medida extrema" de las sanciones, que recordaron que son una herramienta de la Política Exterior a la que recurrir para intentar cambiar comportamientos pero no como un castigo en sí mismo.

SANCIONES POR INFRINGIR EL EMBARGO DE ARMAS LIBIO

Se espera asimismo que los ministros de la UE den luz verde al acuerdo político alcanzado por sus embajadores el pasado miércoles para imponer sanciones a una serie de empresas que consideran culpables de vulnerar el embargo de armas decretado por la ONU a Libia, una de ellas turca, según fuentes comunitarias.

También prevén respaldar un preacuerdo para sacar de la lista de personas sancionadas por la crisis libia al líder del Parlamento en la ciudad oriental de Tobruk (tutelado por Ejército Nacional Libio del mariscal Jalifa Hafter), Aguila Saleh, habida cuenta de su cooperación en los últimos meses para que el país logre una salida política negociada.

"Ha cambiado su comportamiento. Cuando se cumplen nuestros objetivos, quitamos sanciones", apuntaron fuentes comunitarias.