EFEBagdad

El Parlamento iraquí dio hoy luz verde a una ley que anula los privilegios financieros de los altos cargos, en el marco de las manifestaciones que estallaron a principios de octubre en contra la corrupción y la incapacidad de los políticos de gestionar los recursos del país.

"En respuesta a las demandas de los manifestantes, el Parlamento votó hoy (a favor de) la ley para anular los privilegios de los responsables del Estado iraquí", aseguró en rueda de prensa el presidente del Comité Financiero del Legislativo, Haisam al Yaburi.

Al amparo de la nueva legislación, se cancelan todas las dietas para alquileres y la partida dedicada a la cobertura sanitaria de los funcionarios de Presidencia, Consejo de Ministros, Parlamento y otras instituciones gubernamentales.

Además, estipula la retirada de todos los guardaespaldas a los expresidentes y políticos, así como exdiputados y exministros.

La ley determina que el presidente, el primer ministro y el presidente del Parlamento podrán tener un máximo de cinco coches, si bien no hace referencia a los salarios de los altos cargos.

Los exministros y exdiputados iraquíes disfrutan de los privilegios de los funcionarios del Estado hasta siete años después de dejar el cargo.

Varios partidos iraquíes, entre ellos el del ex primer ministro Haidar al Abadi, han acordado unirse para demandar un cambio en los ministerios y, de lo contrario, amenazan con retirar su confianza al Gobierno de Adel Abdelmahdi.

Las protestas que estallaron a principios de octubre en Irak en contra de la corrupción y la incapacidad de los políticos de gestionar los recursos del país ha derivado en una grave crisis política, en la que el primer ministro se ha mostrado reticente a dimitir.