EFERoma

El Partido Demócrata (PD, centroizquierda) se mostró hoy optimista sobre las negociaciones que lleva a cabo con el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) para la formación de un posible Gobierno en Italia y pidió que no haya "dobles intenciones" ni vetos innegociables.

El secretario general del PD, Nicola Zingaretti, consideró que Italia necesita "abrir una nueva fase política" para contar con un Ejecutivo que dé respuestas a los problemas de empleo y crecimiento y suponga un cambio respecto al gabinete entre el Cinco Estrellas y la ultraderechista Liga desde el 1 de junio de 2018.

Además, expresó la disponibilidad de su partido a debatir los puntos de un programa político para un Gobierno duradero.

"Soy optimista, espero que esta fase se desarrolle en el respeto mutuo", dijo Zingaretti a los medios.

En un mensaje en las redes sociales, el portavoz del PD en el Senado, Andrea Marcucci, se mostró convencido de que, "sin ultimátum y sin vetos, es posible dar un Gobierno al país".

Por su parte, el portavoz del PD en la Cámara de los Diputados, Graziano Delrio, avanzó que un gabinete diferente al anterior pasa por cambiar la gestión de los flujos migratorios y "detener la guerra (del ministro del Interior, el ultraderechista Matteo Salvini,) contra las ONG, combatir el cambio climático y reducir el desempleo".

El PD tiene previsto reunirse mañana para debatir sobre un programa común con el Movimiento Cinco Estrellas.

El presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, ha dado a los partidos hasta el 27 de agosto, fecha en la que escuchará sus avances en una segunda ronda de consultas, para que intenten la formación de un Gobierno.

Mattarella quiere que la crisis se supere con celeridad y, por eso, el jueves pidió a los grupos responsabilidad institucional para no alargar la parálisis, ya que en dos meses Roma tendrá que elaborar unos Presupuestos Generales para 2020 y enviarlos a Bruselas.